En el último día de su gira por España y Portugal, el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, se reunió con el primer ministro portugués, António Costa. El encuentro se realizó en el Palacio de Sao Bento, sede de Parlamento del país ibérico.

Uno de los objetivos de la visita era que Fernández conociera de primera mano la exitosa gestión del líder portugués. Desde que asumió la dirección del Gobierno, Costa ha logrado recuperar la economía, arrasada después de un proceso de profundos ajustes, aplicado por los gobiernos conservadores que lo antecedieron, y con la tutela del FMI y la Comisión Europea.

En línea con las declaraciones del día anterior a propósito de recuperar el vínculo entre nuestro país y Europa, Fernández afirmó que Portugal, España y Argentina debían trabajar conjuntamente para concretar el acuerdo entre el Mercosur y La Unión Europea.

Al igual que Fernández, el socialista Costa se enfrentará al veredicto de las urnas el 6 de octubre, cuando se realicen las elecciones parlamentarias de Portugal.

Durante los últimos cuatro años, Costa ha gobernado en una alianza legislativa con el Partido Comunista y el Bloco Esquerda, una suerte de Podemos portugués.

Aunque pocos apostaron por la estabilidad de esa alianza, Costa ha logrado mantenerla en pie, y le ha servido para revertir las políticas de austeridad, sanear las cuentas del Estado, y mejorar la calidad de vida de la población, erosionada por años de ajuste.

La conversación con el líder socialista de Portugal fue la última parada en la gira de Fernández por suelo ibérico. El martes se había producido el primer evento, cuando el candidato del Frente de Todos brindó una clase para alumnos del master de comunicación política en la Universidad Camilo José Cela.

Fuente: Página 12

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate