El presidente Alberto Fernández criticó que se difundiera como uno de los puntos de convocatoria para la marcha del 12-O el domicilio particular de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

"Disentir con un gobierno es parte de la democracia. Movilizarse, aun con el riesgo que implica en una pandemia, también. Pero promover una convocatoria a una protesta en el domicilio de una persona solo fomenta la grieta y daña esa convivencia democrática", sostuvo.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate