Una joven de 19 años, oriunda de la pequeña localidad de Berabevú, en el departamento santafesino de Caseros, fue encontrada asesinada, enterrada en el patio de la casa de su ex novio en la tarde del sábado. La última persona que tuvo contacto con Julieta Delpino fue su mamá, el viernes a la noche: cerca de las 23:30 la chica salió de trabajar y le mandó un audio por whatsapp para pedirle que le caliente la comida. Nunca llegó.

Su familia radicó la denuncia el sábado a la mañana, e informaron que no pudieron volver a contactarse con el celular de la chica desde la medianoche. Se activaron todos los protocolos de búsqueda con notificación a la fiscal en turno de Melincué, Susana Pepino y la participación de Personal de la Agencia de Investigación Criminal, Policía Científica, la Brigada Canina, los bomberos voluntarios y la comisaria de Berabevú.

El rastreo de las cámaras de seguridad permitió detectar a Julieta, en su bicicleta volviendo del trabajo a casa: su rastro se pierde dos cuadras antes de llegar. La principal sospecha recayó sobre Cristian Romero, un muchacho de 29 años que vive en esa zona y que habría mantenido una relación de pareja.

La fiscal Pepino solicitó un allanamiento en la vivienda del muchacho, que se efectuó con perros de rastros: los canes primero se abalanzaron hacia el automóvil del sospechoso, donde se encontraron prendas de vestir de la chica desaparecida. Luego se dirigieron hacia un punto en el jardín de la casa: era un pozo, el cuerpo de Julieta estaba allí y habían desparramado cal para intentar ocultarlo.

Romero quedó detenido y fue trasladado en horas de la madrugada a la comisaría de Chañar Ladeado, donde permanece alojado a la espera de la audiencia imputativa. En tanto, el cadáver de Julieta fue trasladado a la morgue de Venado Tuerto y se aguardan los resultados de la autopsia para determinar la causa de muerte, publicó Aire de Santa Fe.

PLACA VIOLENCIA DE GÉNERO (2).jpg

Comentá y expresate