Gisela Grispi fue hallada muerta este lunes por la noche, en el interior de una vivienda de la ciudad de Colón. Si cuerpo se encontraba en un avanzado estado de descomposición, lo que hacía notar que la muerte databa de al menos tres días según los médicos forenses.

Rubén Martiarena de 39 años, su pareja, fue atrapado por el personal de la División Investigaciones de la Departamental Colón, en una vivienda de zona de Colonia Hugues, cerca del río Uruguay y trasladado detenido a disposición del fiscal, quedando alojado en la Jefatura de esa ciudad.

La Policía y Justicia se manejan en la hipótesis de que se está ante un femicidio, razón por la cual se dispuso la búsqueda y detención de su pareja, lo que se concretó este martes en la madrugada, publicó 03442.

Todo comenzó cuando un vecino de la casa ubicada en calle Rufino Mir 81 (entre Urquiza y Moreno) comenzó a sentir olor nauseabundo que salía del inmueble y dio aviso a la Policía.

Al llegar los uniformados, fueron advertidos de que la mujer no era vista desde el viernes, oportunidad que se habían escuchado gritos que llamaron la atención.

Fue así que al ingresar se encontraron con el macabro cuadro del cuerpo putrefacto de la mujer, quien resultó ser Gisela Grispi de 39 años de edad, cuyo cuerpo se encontraba en baño de la planta alta de la casa.

Inmediatamente se dio aviso a las autoridades. Llegó al lugar el personal de Criminalística e Investigaciones, junto al fiscal de tierno, Alejandro Perroud, quien dada las circunstancias y los testimonios, solicitó la inmediata localización y detención de la ex pareja de la mujer.

Allí se dio inicio al trabajo pericial, tornándose imposible detectar si el cuerpo presentaba alguna lesión, dado su estado, por lo que habrá que esperar que sea sometido a una autopsia, mientras que los investigadores dieron comienzo a la localización de este individuo.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate