Una familia de Concordia secuestró a un ejemplar de un lobo de río que fue arrancado de su hábitat natural para ser trasladado a una vivienda a la que tuvo que adaptarse como pudo, y a pesar de haber sido rescatado, luego murió.

El animal se convirtió en una mascota hogareña y llegó la denuncia de los vecinos de la zona.

Fue un llamado de otra familia que aseguró haber recuperado al lobo de río y pidió ayuda de las autoridades para regresarlo a la vida silvestre.

Se trataba de un ejemplar de Lontra Longicaudis, especie protegida. Tras la revisión de los veterinarios, el caso fue derivado hasta el establecimiento "La Angélica", donde se hicieron cargo de la reinserción del ejemplar a la naturaleza. Es que en ese lugar, que se encuentra ubicado en el kilómetro 10 camino de Salto Grande, se cuenta con todo lo necesario para realizar un adecuado regreso a la vida salvaje.

Con presencia de la familia que organizó el rescate del animal y los Guardaparques de la Dirección Parque San Carlos, se trasladó al lobo de río para devolverlo a la naturaleza. Días después, según informaron a Canal Nueve Litoral, el animal falleció.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate