La escritora santafesina Liliana Bodoc murió a los 59 años. Sufrió un infarto en la madrugada del martes. Su repentino deceso generó conmoción en el mundo de la cultura.

Su trilogía de novelas de La saga de los Confines se enmarca en el género de la literatura fantástica, con influencias de J.R.R. Tolkien y J.K. Rowling. Se trata de un universo autónomo con sus propios mapas, cultura, historia con un trasfondo maniqueo de lucha del bien contra el mal. Todo mezclado con la cultura precolombina.

Bodoc había regresado de un viaje junto al secretario de Cultura de Mendoza, Diego Gareca, en el marco de la Feria del Libro de La Habana, en Cuba. El funcionario confirmó la noticia.

Liliana Bodoc nació en 1958 en Santa Fe, pero se crió en Mendoza, donde desarrolló su carrera. Posteriormente se radicó en San Luis. Estudió la Licenciatura en Letras en la Universidad Nacional de Cuyo y ejerció como docente de Literatura Española y Argentina en varios colegios de esa universidad.

A los 40 años editó su primer libro, Los días del venado, primera parte de una trilogía de épica fantástica que se convirtió rápidamente en best seller. La saga de los confines siguió con Los días de la sombra y Los días del fuego. Publicó un total de 14 obras, entre ellas Memorias impuras y Presagios de carnaval.

En 2004 y 2014 la Fundación Konex le dio el Diploma al Mérito y en 2014 le otorgó el Premio Konex de Platino. En mayo de 2016 recibió el título Honoris Causa de la Universidad Nacional de Cuyo.

En 2008, recibió el premio Barco de Vapor en la Argentina, por su novela El espejo africano. En 2002 ganó el premio en la feria del libro en Buenos Aires.

También integró la lista de premios de "The White Ravens" (Internationalen Jugendbibliothek, Munich, Alemania) en 2002 y 2013.

Sus libros fueron traducidos al alemán, francés, holandés, japonés, polaco, inglés e italiano.

Despedida

Escritores, artistas y cuentas oficiales hablaron de la noticia en las redes sociales y su nombre es tendencia en Twitter.

Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate