El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en calles Pellegrini y Goldaracena de Maciá. El dueño de casa podía escapar del fuego solo por una ventana, pero ésta tenía rejas. Debió pedir auxilio y soportar la situación hasta que vecinos, bomberos y policías pudieron romper la estructura y ayudarlo a salir.

En un primer momento fue derivado al hospital de Rosario del Tala, y desde allí se lo trasladó a la capital, donde finalmente falleció. Tenía más del 50% de su cuerpo quemado.

El foco ígneo se habría originado por una estufa, que estaba en el interior de unas de las habitaciones. Las llamas se expandieron rápidamente.

Comentá y expresate