Don Edmundo Pérez, un verdadero referente del chamamé en la región, murió este lunes a los 87 años en Paraná. Pérez había nacido en Colonia Güemes, un pequeño poblado del departamento Paraná.

“Tenía que nacer en Brugo, pero la partera que atendía a mi madre era alemana y no le entendían bien. Creyeron que había dicho que faltaba una semana. Esa noche nací yo”, contó el autor de visita en Nunca es Tarde en 2011, por Canal Nueve Litoral.

Durante su infancia en el campo, Pérez se sintió atraído por el instrumento de una manera que signaría su vida para siempre. “En los fondos de mi casa había unos viejitos que tocaban el acordeón. A mí me fascinaba escucharla. Me interesó tanto que le pedí al maestro de la escuela que me enseñara, pero me dijo que no, porque lo consideraba un instrumento limitado”, relató.

Desde entonces, cuando agarro el instrumento me siento como un chico con un juguete”, definió.

Su insistencia hizo que, por sus propios medios y con una acordeón que le compró su abuela, descubriera acordes, notas y sonidos. Ahí comenzó una larga historia que tuvo como resultado la producción de más de 100 temas y 15 discos.

Compartió escenario con decenas de figuras de la música entrerriana y del Litoral. Presencia obligada en los principales festivales de Entre Ríos, integraron su conjunto en actuaciones y grabaciones otros destacados artistas.

En el año 2011 Edmundo Pérez recibió la «Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento» del Senado de la Nación, por su aporte a la cultura. También recibió el premio al «Mérito Artístico» otorgado por el Gobierno de la Provincia de Entre Ríos.

Embed

Fuente: Entre Medios Web

Comentá y expresate