El Gobierno de Alberto Fernández elevará el miércoles a los gremios nacionales una oferta de suba del salario inicial de los maestros a nivel país y sumas fijas en cuotas con la que intentará cerrar un primer acuerdo, que posibilite luego las negociaciones contrarreloj -desde ese mismo día- de los gobernadores con los docentes locales, con sólo dos días hábiles como incómodo marco.

“El miércoles vamos a presentarle a las cinco organizaciones sindicales nacionales una propuesta concreta que implicará no sólo fijar el salario inicial para los maestros de todo el país sino una propuesta que también incluye fortalecer el Incentivo Docente”, dijo en la noche de este domingo el ministro de Educación, Nicolás Trotta, en diálogo con Radio 10.

“En Argentina tenemos 1.100.000 docentes y 1.700.000 cargos docentes; por el Fondo de Incentivo se paga, hasta dos cargos por docente, una suma de $1.420, y se ha mantenido sin modificación desde 2016”, agregó.

Según la información a la que accedió Ambito Financiero, la propuesta en el Palacio Sarmiento incluiría en lo inmediato un aumento del salario inicial de los maestros a nivel país (hoy anclado en 20.250 pesos), más el pago de 4 sumas fijas adicionales de marzo a junio (a cuenta de un futuro incremento del Fondo Nacional de Incentivo Docente) y una revisión en junio.

Además de ese acuerdo “corto”, será sostenido el Fondo Compensador, con el que Nación auxilia a las provincias con dificultades para pagar el piso salarial. Un lote integrado hoy por cuatro distritos, y al que se podrían sumar nuevos miembros.

La ingeniería sería en principio respaldada por los gremios con representación federal, aunque no sin reparos, a juzgar por los posicionamientos que ventilan en la previa, en pos de cosechar alguna garantía -por escrito- que les asegure que serán efectivamente convocados a “revisar” el acuerdo si se dispara la inflación. Incluso barajan la variante de una cláusula gatillo que se active sólo si no se respeta ese llamado a revisión.

“Toda cláusula de revisión tiene que estar garantizada por alguna otra herramienta de parte del Gobierno, porque si no convoca para revisar el salario nos quedamos sin esa herramienta; si no nos llaman para revisar el salario de acuerdo a la inflación, vamos a pedir recomponer la cláusula gatillo; que se active el gatillo”, señaló a este diario el titular de UDA y secretario de Políticas Educativas de la CGT, Sergio Romero.

A priori, las señales en ambas veredas parecen mostrar que es improbable un escenario de paro docente nacional en el primer año de gestión de Alberto Fernández.

Sin embargo, podrían desencadenarse huelgas de carácter provincial, si luego las ofertas de los gobernadores quedan lejos de las expectativas de los maestros locales. Un escenario que ya se vive en Chubut (72 horas desde el miércoles, si finalmente no acatan la conciliación obligatoria dictada por Mariano Arcioni) y Santa Cruz (si Alicia Kirchner no mejora la oferta).

La estrategia de estirar al máximo la negociación con los sindicatos nacionales -y, por ende, las posteriores discusiones salariales en las provincias- apunta a cosechar un primer guiño de los gremios a una política salarial marcada por el fin de la cláusula gatillo -por su carácter indexatorio de la economía- y la apuesta en cambio a acuerdos cortos, con el otorgamiento de sumas fijas y el guiño a una discusión permanente para discutir mejoras de sueldo escalonadas.

“Estamos trabajando en ampliar los recursos del Fondo Nacional de Incentivo Docente y en un Fondo de Convergencia que pueda gestionar mayores aportes, como por ejemplo, los que proveía el Fondo Compensador”, reveló en las últimas horas el ministro de Educación de Salta, Matías Cánepa.

En bloque, y más allá de los primeros encuentros locales que no mostraron grandes avances, los mandatarios se alinearon en la postura de esperar la resolución de la paritaria docente nacional, para recién después ofertar una mejora salarial en su distrito. Por eso las negociaciones en las provincias hoy están en stand by, pero se reanudarán desde la tarde/noche de ese mismo miércoles, en un intento de espantar la amenaza de medidas de fuerza de corte local. Buena parte de los Ejecutivos ya dejaron entrever que no reeditarán la figura del gatillo, en línea con la estrategia nacional.

Con ese telón de fondo, el sábado Trotta y sus pares de las provincias rubricaron la “Declaración de Chapadmalal”, en ese enclave costero, en la que se comprometieron a “trabajar de manera articulada con Nación para mejorar las condiciones materiales y culturales de la enseñanza y el aprendizaje en todos los niveles y modalidades del sistema escolar”.

"El Gobierno nacional está en permanente contacto con los gobernadores para garantizar el comienzo del ciclo lectivo" , dijo en la noche de este domingo Trotta.

Fuente: Ámbito

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de los intensos controles de tránsito en Paraná?

Hay que controlar más a los autos
Hay que controlar más a las motos
Todos los controles son necesarios
ver resultados

Las Más Leídas