El presidente Alberto Fernández ya anunció que durante esta semana tendrán lugar una serie de reuniones con los sindicatos para terminar de definir el esquema de paritarias a seguir.

Los acuerdos con el gremio de empleados de comercio y docentes serán clave para delimitar el sendero que el Gobierno espera que sigan el resto de los sindicatos en sus negociaciones: aumentos salariales con sumas fijas y la eliminación de la cláusula gatillo en los ajustes.

En esta línea, la Asociación Bancaria fue uno de los gremios que ya aplicó en su acuerdo salarial lo establecido en el decreto 14/2020 y fijó ajustes de sumas fijas desde $4.500 y hasta $10.500, recordó iProfesional.

Pese a la voluntad del Gobierno, los gremios de Sanidad y el sindicato de mecánicos (Smata) no se acoplaron a esta pauta y aplicaron la actualización automática sobre la base de la inflación del último trimestre de 2019. Utedyc, el gremio de trabajadores de entidades civiles y deportivas también acordó un incremento del 20% para los primeros siete meses del año.

Docentes y comercio nuclean más de 2,5 millones de trabajadores y tener cerrados los acuerdos con antelación le permitirá al Gobierno avanzar con otros gremios como el de estatales, construcción y transporte público de pasajeros, y en línea con este modelo.

El Sindicato de Empleados de Comerció publicó un comunicado a mediados de enero en el que explicaba que tomaría los aumentos salariales decretados por Alberto Fernández como parte de la negociación sin terminar de 2019.

En el texto informaban que las negociaciones para definir la paritaria se retomarían en febrero y explicaba que el incremento de la suma fija decretado por el Gobierno alcanza a todos los trabajadores y modifica el porcentaje del 22% reclamado por el sector: "al incorporarse al salario, la suma de $4.000., habría satisfecho aproximadamente un 12,50% de los 22% reclamados. Ello así, que el porcentual de ajuste a reclamar alcanza al 10%".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate