"Tenemos todas las tribunas cercadas, por completo. Lo que sucede, y que muchas veces induce a confusión, es que nosotros subalquilamos a un bar que está pegadito a la cancha, donde muchas veces la gente va a comer y aprovecha a mirar el partido. Eso está totalmente habilitado y serán sillas y mesas para unas 60 o 70 personas", dijo el dirigente al Nueve.

Y agregó: "El resto son todos jugadores. Son 20 por equipo; dos equipos que juegan más otros dos que hacen el recambio, más los árbitros, serán unas 50 o 60 personas en total que van entrando y saliendo a la vez". "Entonces, pareciera que hay un tumulto de gente exagerado, pero no es más que la actividad deportiva sin ningún tipo de público, eso nosotros lo tenemos muy en claro. No somos negacionistas, sabemos que hay un problema muy serio con la pandemia, y jamás haríamos la vista gorda o seríamos negligentes", concluyó.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate