*Por Karina Vilella y Paula Zaccaro

Usado y popularizado por el excéntrico Príncipe de Gales, el famoso pied de poule, es una de las texturas consideradas más elegantes. Este interesante diseño que nació con el fin de imitar el pie de los pollos o bien de los pájaros, se caracteriza por la repetición simétrica de figuras abstractas de cuatro puntas.

Este tejido de identidad escocesa, rediseñado infinitas veces por los grandes diseñadores de la historia, es una combinación de hilado en la estructura del tejido plano (un entrelazado perpendicular de hilos donde la urdimbre son los hilos verticales y la trama los horizontales) con la particularidad en que la disposición de los colores de la urdimbre y de la trama tiene que estar en bloques de a cuatro hilos, tanto en una como en otra.

Si bien, el considerado gran fashonista de los años 30 el Duque de Windsor, lo sumó a su guardarropa y lo usó a más no poder, la gran Cocó se los entregró en bandeja a las mujeres revolucionarias de la época. Las pasarelas desde entonces lo inmortaliza año tras año, protagonizando cada una de las temporadas invernales.

Pero esta temporada estival la diseñadora, amiga y co autora de esta columna, Paula Zaccaro, nos sorprendió con una versión única, para lucir en nuestros pies. Las amantes de los clásicos de guardarropas, celebramos esta propuesta de trama simétrica de colores pasteles y apliques de moños y cristales, que trasciende estaciones y escribe su propia historia.

@benitapeka

…………………………………………..

@centrodipkarinavilella

www.centrodiplomaciakarinavilella.com

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate