Las petroleras del país anticiparon que los precios de los combustibles aumentarán en promedio entre un 8 y 10% después de las elecciones del 22 de octubre. Los empresarios consideran que seguramente se va a replicar en el mercado minorista el incremento que se concretó recientemente en el rubro mayorista.

Según el sitio especializado Surtidores, de concretarse la suba en estos términos, Argentina volverá a ubicarse en el segundo lugar entre los países más caros de la región, luego de Uruguay, superando a Chile que actualmente ocupa ese puesto.

Otra arista del ajuste de los valores en el surtidor lo ofrece el estiramiento de la brecha que separará el valor local del litro de nafta respecto el promedio mundial. Según consigna el medio globalpetrolprices.com, el precio medio de esta variedad de combustible en todo el mundo es de 18.83 pesos, en tanto que en la ciudad de Buenos Aires se ubicaría en torno de los 22.

La distancia entre ambas referencias se estira aun más si se toma en cuenta lo que sucederá en el interior una vez que se definan los aumentos. Es que en algunas localidades, tal como lo especifican datos oficiales provistos por el Ministerio de Energía, actualmente el litro de nafta súper cotiza a 23 pesos o más.

Comentá y expresate