La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe en el que advirtió que el tiempo que se pasa en espacios interiores aumenta problemas de visión como la miopía, pero no establece un vínculo directo entre esa enfermedad y los dispositivos tecnológicos.

El informe, publicado en el marco del Día Mundial de la Vista que se celebra el 10 de octubre, fue presentado en Ginebra por la doctora española Alarcos Cieza, coordinadora de la OMS y revela que 2.200 millones de personas sufren diversos problemas oculares en el planeta, de los cuales 1.000 millones de casos podían haberse prevenido.

Además, este Primer Informe sobre la Visión en el Mundo de la OMS puso de manifiesto que algunos de los principales factores que impulsan el aumento del número de personas con deficiencia visual son el envejecimiento de la población, los cambios en los estilos de vida y el acceso limitado a la atención oftalmológica, particularmente en los países de ingresos bajos y medios.

Y advirtió que es necesaria una inversión adicional en cuidados oftalmológicos de 14.300 millones de dólares en el mundo, especialmente en países de renta media y baja, para terminar con los problemas oculares prevenibles que actualmente sufre una de cada siete personas en el mundo.

Aunque el material no hace referencia directa a un menor uso de computadoras, televisores, celulares u otros dispositivos, explica que el aumento del tiempo que se pasa en espacios interiores y de las actividades que implican una "visión de cerca" provocan las afecciones oculares.

"Hay que promover que los niños pasen más tiempo fuera de casa, porque ello no solo va asociado a prevenir la obesidad, sino también la miopía", subrayó la doctora Cieza, citada por la agencia Efe.

La especialista señaló que el trabajo lo realizaron como respuesta al incremento en el número de personas con deficiencia visual, entre ellas las que sufren de glaucoma (76 millones en la actualidad, con una proyección de que lleguen a 95 millones en 2030).

El informe subraya que los problemas de visión son cuatro veces más prevalentes en los países en desarrollo con respecto a las naciones más ricas y destaca que la ceguera total alcanza tasas hasta ocho veces más elevadas en las regiones pobres del mundo.

Los hábitos alimentarios también influyen, ya que el mayor número de personas con diabetes tipo 2 aumenta los casos de retinopatía, y aunque con la edad crece la posibilidad de que la visión empeore, la OMS recalca que no debe considerarse una mala vista como un problema asociado irremediablemente a la vejez.

Por su parte, mediante un comunicado, el director general de la OMS, Thedros Adhanom Ghebreyesus, sostuvo: "Es inaceptable que 65 millones de personas sean ciegas o vean mal cuando esto se podría haber corregido de la noche a la mañana con una operación de cataratas, o que 800 millones sufran día a día por no poder acceder a anteojos", publicó Ámbito.

Comentá y expresate