Mauricio Macri se presentó ante los tribunales de Dolores en el marco de la causa que investiga elespionaje ilegal sufrido por los familiares de la tripulación del submarino ARA San Juan. El expresidente presentó un escrito y pidió ser sobreseído, en la audiencia ante el juez federal interino de Dolores, Martín Bava.

"No lo quiero demorar, usted está apurado por procesarme", le dijo Macri al juez federal interino de Dolores cuando el magistrado le preguntó si iba a hacer uso de la palabra y si estaba dispuesto a responder preguntas del tribunal o de la fiscalía, según pudo reconstruir la agencia de noticias Télam.

El expresidente volvió a escuchar la imputación en su contra y, luego, le leyeron el decreto a través del cual se le levantó el deber de confidencialidad que su defensa consideraba indispensable para poder afrontar la indagatoria. Por ese motivo, se había suspendido la última convocatoria.

Terminado la lectura, el juez le preguntó al expresidente si iba a declarar, a lo que Macri se negó para dar paso a la presentación del escrito por parte de su abogado.

El magistrado, de todas formas, le ofreció al imputado leer el escrito pero el exmandatario rechazó también esa alternativa con otro dardo hacia el juez: "No, no quiero demorarlo, a ver si no llega antes del 14 (de noviembre)", en relación a las elecciones legislativas.

Tras la audiencia, que duró menos de una hora, el juez Bava quedó en condiciones de resolver la situación procesal de Macri, quien está acusado de haber promovido desde la presidencia de la Nación, las maniobras de espionaje ilegal que tuvieron por víctimas a los familiares de los tripulantes del submarino Ara San Juan.

Antes de ingresar a los tribunales, Macri protagonizó un violento episodio al llegar a Dolores para ser indagado por espionaje. En un acto en contra de la libertad de expresión, tomó un micrófono del canal C5N y lo arrojó al suelo, sobre el agua, y lo inutilizó.

Comentá y expresate