La ex secretaria de Documentación Presidencial del macrismo Susana Martinengo, funcionaria que se relacionaba con los agentes de la AFI, pidió su sobreseimiento o al menos que le dicten la falta de mérito en la causa en la que se la acusa de formar parte de una banda dedicada al espionaje ilegal.

Al prestar declaración indagatoria vía Zoom ante el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé, Martinengo se remitió a un descargo escrito y rechazó declarar.

En su presentación aprovechó la oportunidad para cargar contra el anterior juez del caso, Federico Villena. “Me vi obligada a ejercer mi derecho de defensa luego de estar 48 horas incomunicada y aproximadamente doce horas en una pequeña dependencia del juzgado, con el grave riesgo que suponían esas condiciones en el ámbito de la pandemia que todavía perdura. Esas excepcionales circunstancias, sumadas a la inquisidora actitud de quienes mi interrogaron desordenadamente durante horas, impidieron -por una severa alteración de mi estado de ánimo- ejercer cabalmente el derecho de defensa”, denunció.

Recordó que tuvo que esperar el fin de veinte indagatorias para que llegara su turno. “Mi condición de mujer y mis 64 años no fueron óbice para que se me someta a una inhumana espera, sin acceso a las mínimas condiciones de confort y seguridad-, solo pesaba en mi ánimo la voluntad de “conformar” al inquisidor magistrado por entonces interviniente para que me permitiera recuperar la libertad; es decir, que se reconozca en mi caso la presunción de inocencia”.

Comentá y expresate