Jeremías y Alexis son hermanos. Ambos fueron víctimas de los abusos de Juan Diego Escobar Gaviria, expárroco de Lucas González condenado por pedofilia a 23 años de prisión en Gualeguay. En contacto con el Nueve, ambos rompieron el silencio. Junto a su madre, hablaron de lo que les pasó, pero además reafirmaron la sensación de justicia por la pena. También lo hizo Santiago, otro de los denunciantes del cura. Él fue al primer juicio como testigo, luego radicó una demanda y llevó nuevamente al religioso al banquillo, donde recibió una nueva sentencia.

"Hablo para sacarme un peso de encima y que otros puedan hablar. Me pasó a los 8 años, lo hablé a los 13 o 14 años. Necesitaba hacerlo, pero no me animaba, me sentía culpable. Al ser tan chico no sabés cómo reaccionar. A todo lo logré entender cuando se dio a conocer la sentencia. Ahí comprendí que se estaba haciendo justicia", indicó Jeremías, quien rompió el silencio por primera vez.

"Fue un proceso lento, pero satisfactorio. Sabíamos que iba a seguir adentro, que no iba a salir. Estábamos confiados", indicó por su lado, la madre del joven. Y agregó: "Para mí fue muy doloroso, pero debía estar fuerte para ellos, disimular lágrimas. Teníamos que seguir, salir adelante y demostrarle que no iba a poder con nosotros".

Alexis, por su lado, resaltó: "Siempre conviví con todo lo que pasó. Eso siempre está. Uno intenta no pensar, pero está". Y agregó: "Me duele más saber que a mi hermano también le sucedió. Yo me expuse para que a él no le pasara, pero se salió con la suya. Ese es mi único dolor".

"El responsable es él, por lo que nos hizo. Nosotros éramos chicos. Yo tenía 14 años cuando sucedió todo", subrayó por su parte Santiago.

Embed
Embed

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

51.95% Si, estoy de acuerdo
48.05% No estoy de acuerdo
Total 5604 votos

Las Más Leídas