Dijo que fue su nieto mayor, de 6 años, quien ayudó a escapar a su mamá y sus dos hermanitos cuando le alcanzó un destornillador a la mujer para que pudiera soltarse de las cadenas con las que estaba atada.

"El día que la vi... Ninguna madre hubiera querido ver a su hija así, me quería morir", introdujo la señora ante Canal 9 Litoral, al tiempo que manifestó que "nunca pensó" que algo así le podía suceder a su familia. Los chicos le decían: 'No le pegués, papi', porque de tan hombre que es, le pegaba delante de las criaturas

También contó cómo se comportaba el violento con su hija cuando llevaban a los chicos a la casa de su abuela. "El 15 de abril fue el cumpleaños de mi nieto y estuvieron acá. Le pregunté si estaba bien y ella me dijo sí con la cabeza agachada", dijo. La mujer señaló que la joven siempre estaba "sentada al lado de él". "Él no la dejaba nunca sola con nosotros. Si iba al baño o a cambiar al nene, él iba con ella", indicó.

El marido de su hija la amenazaba con que "iba a matar a toda la familia y ella se iba a quedar sola", reveló la mujer. Además, manifestó que a pesar de que se separaban usualmente y ella se refugiaba en la casa de su mamá, "él venía, golpeaba, la llamaba, la charlaba con la visita de los chicos y cosas así, y se la llevaba de vuelta".

A sus pequeños hijos -de entre dos y seis años-, "él les decía: 'Ustedes no tienen que contar nada de acá, esto de acá no sale'", contó la señora. "Muchas veces los chicos le decían: 'No le pegués, papi', porque de tan hombre que es, le pegaba delante de las criaturas", lamentó.

CELOS Y MACHISMO: EL TERROR EN CASA

"Ella le tiene miedo, le tiene terror. El fiscal la va a ayudar a salir adelante para estar preparada el día del juicio de enfrentarse con él", deseó su madre.

Y relató: "Él la trataba de puta, y eso que la tenía en el campo. Veía a alguno y le decía: 'Aquel es tu macho'. Ella no colgaba ropa, no hacía mandados, en el barrio no la conocían, y en la escuela tampoco, porque él llevaba los chicos y los retiraba; no la dejaba salir ni jugar o compartir una alegría con sus hijos, porque a él todo le molestaba".

EL ESCAPE

Un día, cansada de los golpes, la humillación, las drogas que su marido le suministraba y el calvario al que estaba sometida, la joven se animó a intentar soltarse de las cadenas que la ataban y le dijo a su hijo más grande: "Andá despacito, sacá un destornillador que mamá se va a sacar esto", reveló su madre.

El niño de 6 años "fue y le buscó el destornillador". "Después, lo sacó por una ventanita, le fue dando los hermanos y ella se tiró por el balcón. Y de ahí salieron corriendo para el lado de la ruta. Un matrimonio vecino que justo salía de Sauce Montrull la llevó. Les agradezco mucho porque a veces hay gente que no quiere ayudar por no meterse en problemas, pero este matrimonio la llevó hasta Sauce Montrull y ahí ella tomó un remís hasta acá", contó.

"Ella tiene que volver a vivir y disfrutar su vida, porque ella no sabía lo que era salir a una plaza o ir a algún lado con sus hijos", lamentó la mujer. Ahora, los pequeños "están bien, contenidos; los abrazamos y los besamos", dijo su abuela. "No preguntan por él", concluyó.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate