Diego Garcilazo, director de Epidemiología de Entre Ríos, habló con el Nueve sobre la bacteria streptococcus pyogenes, que causó la muerte de cuatro niños y un adulto en el país. "Es muy común y las complicaciones son extremadamente raras. Hay que tenerlo en cuenta", explicó. De este modo, llevó tranquilidad a las familias y dijo que es fundamental respetar la manera y la duración del tratamiento.

"Es muy raro que se observe una complicación, sobre todo si el tratamiento se realiza a tiempo, lo antes posible, con un antibiótico y se respetan los horarios para tomarlos y la duración del tratamiento", sostuvo el funcionario. "A las 24 o 48 horas de iniciado el tratamiento con el antibiótico, la gente deja de contagiar. Muchas veces vemos que, a los dos o tres días, cuando empieza a bajar la fiebre y la persona se siente mejor, abandona el tratamiento", agregó.

Asimismo, dijo que los cinco casos mortales "llaman la atención" pero afirmó: "No hay un alerta epidemiológico".

Garcilazo sostuvo que "es una enfermedad que se puede dar en cualquier punto del país" y que "el contagio es de persona a persona; no existe otra forma y se da a través de secreciones nasales o saliva". "Generalmente, los pacientes tienen entre 5 y 15 años, que es el grupo etario más frecuente. Es raro en niños menores de tres años pero también puede ocurrir", aclaró, no obstante.

El padecimiento se manifiesta con "angina con placas", que es "el principal síntoma" y produce "dolor de garganta, fiebre alta, por encima de los 38 grados y adenopatías submaxilar, o sea, ganglios", de tamaños notables, concluyó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate