Desde el nosocomio en Buenos Aires, Luciana Miranda, una de las pasajeras oriunda de Diamante que vivió en carne propia el horror, habló en exclusiva con AHORAy contó detalles del lamentable episodio que padecieron. "Lo importante es que gracias a Dios estamos vivos Lo importante es que gracias a Dios estamos vivos. Pero más allá de que no mataron a nadie, es muy triste la situación que vivimos. Los que viajamos lo hacemos con muchos sacrificio", expresó.

"Fue horrible lo que vivimos. Nos apuntaron con el arma en la cabeza, muy agresivos", aseguró Luciana, todavía en shock. "Espero se tomen medidas porque no puede ser que asalten a los colectivos en el mismo lugar. Escuché a uno de los tipos que nos asaltó que nos dijo que no miremos los dos patrulleros que había. Están arreglados con la Policía", cuestionó.

Los hechos

Luciana contó en detalle desde el momento en que uno de los delincuentes subió al colectivo, de la empresa Santa Lucía. "Fue todo de golpe, a las 6.10 de la mañana, en el mismo lugar que asaltaron al Autotransporte 21 hace un mes. Estábamos llegando. La mayoría estábamos dormidos, pero alcancé a escuchar que gritaron 'la plata, esto es un asalto'", detalló.

En este momento, dijo que "se subió un tipo y después tres o cuatro más, no recuerdo bien qué cantidad eran pero sí que eran unos cuantos y con revólveres". "Empezaron a golpear a la gente porque algunos se resistían a entregar lo que juntan", lamentó.

Entre lágrimas, la víctima manifestó: "Es con tanto sacrificio lo que uno hace para que pasen estas cosas. En mi lugar, me traje hasta mi sueldo y la plata que junté vendiendo. Todos los que viajamos acá somos laburantes, nos sacrificamos día a día para salir adelante, no sinvergüenciamos a nadie, es nuestro trabajo".

Según contó a esta Redacción, a ella le robaron unos 30 mil pesos. "No era mucho a comparación de otras personas, pero era lo único que tenía. Al celular lo salvé porque lo tenía apagado guardado en un bolsillo. Desvalijaron mi bolso y el celular quedó ahí", agregó.

Los delincuentes, organizados, tiraron a todos al suelo y les revisaron uno por uno los bolsos. "Nos decían que saquemos todo y buscaban dinero. Nos hicieron arrodillar. 'Si nosotros descubrimos que alguien dejó algo, los matamos', nos decían", reveló Luciana. Finalmente, contó que "a una señora y un hombre los golpearon" y que hay otros pasajeros también fueron lastimados y tuvieron que ser atendidos en el hospital.

Comentá y expresate