El titular de Enersa, Jorge González, mantuvo un encuentro con dirigentes de la Unión Industrial de Entre Ríos -UIER-, tal cual se había anticipado en las últimas horas, con el objeto de informar el nuevo cuadro tarifario derivado del incremento del precio mayorista de la energía, fijado por la Nación.

"En la resolución del EPRE se traduce la resolución de la Secretaría de Energía de la Nación, donde se fijan precios mayoristas con un incremento del 36% al 64%. Vinimos a explicitar la información para que lo sepan de primera mano" señaló González en contacto con los medios.

El funcionario, que además es secretario de Energía de Entre Ríos, explicó en esa línea: "Nos enteramos el 31 de julio de las subas, que rigen a partir del 1° de agosto. No nos convocó la Nación y el gobernador me instruyó para que hablemos con el nuevo ministro, aunque sólo pudimos llegar hasta el secretario de Energía, que no nos anticipó nada".

De ese modo, los grandes usuarios industriales recibirán a fin de mes las facturas con las subas: "En noviembre de 2017 el exministro Juan José Aranguren había fijado un horizonte con un dólar a 19. Obviamente que la devaluación del 55% se está trasladando a los grandes consumidores. Pero habrá un impacto que queríamos comunicar de primera mano".

En cuanto a los usuarios residenciales, González señaló que la suba será del 36%: "Se verá reflejada en un consumo promedio con un incremento del 26% en las boletas".

Por su parte el vicepresidente 3° de la UIER, Guillermo Muller, señaló: "La preocupación del sector industrial es muy grande. Estamos en una etapa difícil, con un nivel de actividad en caída. Y todas las subas de costos, de un día para el otro".

Desde la entidad explicaron además que no se puede precisar en qué actividad repercute más la decisión nacional: "Se pueden fijar pautas, pero si las variables no se sustentan el sistema no cierra. No se puede planificar nada si las variables cambian de un día para el otro. Eso debe ser comprendido por las autoridades".

"Se pueden hacer muchos análisis, pero si el mercado se degrada la recesión se produce. Las empresas primero adelantan vacaciones, luego vienen las suspensiones y luego los despidos. Ninguna medida que liquide puestos de trabajo puede ser aceptada" señalaron además desde UIER.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate