En 2009 un equipo de investigadores del Laboratorio de Rehabilitación y Restauración de Ecosistemas Áridos y Semiáridos de la Universidad Nacional del Comahue y el Instituto Patagónico para el Estudio de los Ecosistemas Continentales de Puerto Madryn hallaron en el Bajo de Añelo una lagartija única en el mundo que tiene la capacidad de mimetizarse con su entorno natural. El pequeño saurio se halla en peligro de extinción.

La lagartija se denomina Liolaemus cuyumhue y habita en los ecosistemas arenosos de Bajo de Añelo, donde se encuentra el yacimiento más grande de gas y petróleo de Argentina, Vaca Muerta. El descubrimiento fue dado a conocer esta semana.

La actividad petrolera debe contemplar la preservación de la biodiversidad y en particular esta especie por razones éticas y de responsabilidad ambiental en el cuidado del patrimonio de los Neuquinos, y ahora también por una causa llamativa: la financiación internacional”, expresa en un comunicado la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza quienes protegen especies en extinción como la pequeña lagartija de Añelo.

La Institución destacó que el Banco Mundial tiene como condición excluyente proteger especies en peligro cuando otorga créditos estatales. La liolaemus cuyumhue se encuentra en la lista roja de especies en riesgo de extinción.

La lagartija tiene una gran capacidad para vivir en condiciones extremas, fundamentalmente en el desierto. Puede sobrevivir largos períodos sin agua y soporta temperaturas muy bajas como altas, son muy pequeñas y tienen la capacidad de mimetizarse con el entorno para protegerse de sus depredadores naturales, según señala el diario Río Negro, precisamente esta virtud es la que permitió que estuviera sin ser descubierta hasta el 2009. Son muy difíciles de reconocer a simple vista.

Ahora el problema mayor es tratar de que la industria petrolera se comprometa a respetar este pequeño ser vivo que habita entre los pozos que hacen fracking en el subsuelo de Añelo.

Fuente: El Federal.

Comentá y expresate