En un partido nuevamente más que polémico, Atlético Mineiro y Boca empataron 0 a 0 en Brasil, en la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores. Como consecuencia de la igualdad, hubo penales y los brasileños se impusieron por 3 a 1.

En un cotejo parejo, con pocas chances, nuevamente el VAR fue el protagonista, cuando promediando el segundo tiempo el Xeneize convirtió un gol de la mano de Marcelo Weigandt, que fue anulado por un supuesto offside. Pese a los intentos reiterados de la transmisión por mostrar la posición adelantada, nunca se logró observar con claridad lo cobrado.

LA JUGADA DE LA POLÉMICA

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate