El arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, aprovechó la celebración de una misa por el Día de San Cayetano para enviar el mensaje de la Iglesia respecto del aborto legal, a horas de que el Senado trate una norma para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo.

"Tener trabajo es un derecho, pero la base de todo derecho es la vida. Estamos en momentos muy decisivos para la Patria y los que creemos en Dios confiamos en Dios, y tenemos que apostar a la vida" señaló el cura.

El religioso indicó que a la Biblia no se la "sigue de a pedazos", haciendo alusión a las organizaciones católicas que se han pronunciado a favor de la norma -como Católicas por el Derecho a Decidir-, y señaló: "A los que no tienen fe les digo que lo que dicen los científicos más serios, como la Academia de Medicina, es que hay vida en el embrión fecundado, con certeza".

"Queremos pedirle a San Cayetano que ilumine a los senadores, que legislen pensando en el mandato del pueblo" prosiguió el arzobispo. Y finalizó: "El aborto no es un derecho, es un drama para los niños que no van a nacer, es un drama para la madre porque queda marcada absolutamente y es un drama para la sociedad, que se convierte en egoísta y que excluye".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate