Abril se proyecta como el mes más oscuro de Brasil en la pandemia, al punto que en varias ciudades del gigante sudamericano las muertes durante el mes superan a los nacimientos. Solo este miércoles, el país reportó 3.459 víctimas fatales por COVID-19 en las últimas 24 horas y superó los 360.000 fallecidos.

En lugares como Rio de Janeiro, São Bernardo do Campo, Natal y Porto Alegre, ya murieron más personas de las que nacieron. Los datos, que se desprenden del sitio oficial del registro civil brasileño, muestran que en 12 de las 50 ciudades con más de 500.00 habitantes se da esta situación.

Durante el transcurso de la semana corriente, el país ha registrado 8.747 decesos vinculados al nuevo coronavirus, que se expande sin freno por todo el territorio nacional pese a las restricciones a la movilidad vigentes en buena parte de los estados brasileños.

El Ministerio de Salud también reportó 73.513 contagios en el último día, con lo cual el balance total de positivos es ahora de 13.673.507, aunque especialistas sanitarios estiman que, debido a la subnotificación, el número podría ser hasta “dos o tres veces” más alto.

En la segunda ciudad más grande del país, Río Janeiro, se registraron en el mes de marzo 32.060 nacimientos y 36.437 muertes. No obstante, la cifra más alarmante la presenta Porto Alegre, que el mes pasado tuvo 3.221 muertes y solo 1.509 nacimientos.

Se pronostica que el número de fallecimientos seguirá aumentando en la próxima semana a un promedio de casi 3.500 por día antes de disminuir, según el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington. De continuar la tendencia, generaría un escenario sin precedentes en el gigante sudamericano: que las muertes superen a los nacimientos a nivel nacional en un mes.

Expertos en salud pública culpan al presidente Jair Bolsonaro por negarse a promulgar medidas estrictas para detener las infeccionesy por enfrentarse a los gobernadores y alcaldes que lo hicieron.

Fuente: Infobae

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate