Peter Robson, un enfermo terminal de fibrosis pulmonar de 70 años tenía claro lo que quería hacer antes de morir: acariciar por ultima vez a su perro Shep.

Según cuenta The Independent, el can había sido su más fiel compañero desde la muerte de la esposa de Peter, ocho años atrás. Su nieta, Ashley Stevens, grabó y publicó en Internet el enternecedor momento en el que ambos se reencontraron después de algunos días sin verse por el ingreso en el hospital de su abuelo.

A pesar de que en el Ninewells Hospital de Dundee, Escocia, está prohibida la entrada de mascotas, según cuenta Ashley en Facebook, la enfermera que cuidó de Peter en sus últimos días de vida es un "ángel", e hizo todo lo posible porque Shep pudiera visitar por ultima vez a su dueño.

Emotivo video:

Embed

Fuente: Telefé Noticias.

Comentá y expresate