Vecinos de las zonas de Paraná que históricamente han tenido problemas con el suministro de agua han vuelto a hacer oír sus reclamos. Se trata de los barrios Paraná V y Kilómetro 5 y 1/2.

El subsecretario de Obras Sanitarias, ingeniero Juan Pablo Arroyo, informó a Canal Nueve Litoral que en el barrio Paraná V están trabajando en la obra de un pozo semisurgente que a partir de la semana que viene le brindará una solución definitiva a la zona; pero además, los vecinos les advirtieron de “situaciones clandestinas que los perjudicaban”, ante lo cual se realizaron trabajos en el lugar, ayer por la tarde.

Embed

Esta mañana ya no tenían problemas de presión de agua. Creemos que con esas maniobras que hicimos de válvulas hemos resuelto parte de la problemática”, expresó el funcionario.

En el barrio Kilómetro 5 y 1/2 también se están realizando maniobras de válvulas y próximamente se procederá a la limpieza del pozo semisurgente. Allí, la falta de presión se debe que “son los últimos de la cañería, y ante el calor, la gente consume más agua”, observó Arroyo.

Respecto del consumo excesivo de agua potable, el ingeniero detalló que “en este momento en Paraná se consumen 800 litros de agua por habitante por día, esto es el triple de lo que recomiendan los organismos internacionales que son 250 litros por habitante por día”.

En ese sentido, adelantó que están solicitando colocar micromedidores en domicilios para que en función de lo que cada vecino consumen, se abone una tasa sanitaria.

“Pedimos que los vecinos sean solidarios”, solicitó el subsecretario de Obras Sanitarias y enumeró costumbres que perjudican como el riego de veredas, o dejar durante mucho tiempo las canillas abiertas al bañarnos y lavar las verduras y platos. “Eso se siente las plantas, las dos están trabajando a una capacidad del 115 por ciento, es decir, excedidos en las capacidades”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate