Una mujer murió en su casa del barrio San Nicolás, San Miguel de Tucumán, al tocar una reja en el fondo de la vivienda que su esposo había electrificado por temor a sufrir un robo.

Fátima María Ramírez, de 33 años, habría tocado la reja al intentar proteger a su hijo, que se encontraba jugando cerca, según informó el medio local La Gaceta.

"Le agarró la corriente eléctrica porque él había puesto unos cables de alta tensión en la parte trasera de la casa, porque le había entrado a robar en tres oportunidades", indicaron efectivos de la policía.

El hijo de la pareja, de 10 años, se encuentra fuera de peligro en el Hospital de Niños. El chico tenía un raspón en la pierna izquierda y fue dado de alta.

Actuaron agentes de Criminalística, Medicina Legal, Defensa Civil, Bomberos y de la empresa Edet, distribuidora de energía eléctrica de la provincia de Tucumán.

Comentá y expresate