* Por María José Armándola – Lic. en Kinesiología y Fisiatría (Mat. 939)

"El abrazo debería de ser recetado por los médicos, pues hay un poder curativo en el abrazo que aún desconocemos. El abrazo cura el odio, cura los resentimientos, cura el coraje y los malos entendidos, cura el cansancio y la tristeza. Cuando abrazamos soltamos amarras, perdemos en instantes las cosas que nos han hecho perder la calma. El abrazo nos da paz en el alma … No hay nada como un abrazo de "Te amo", un abrazo de "Qué bueno que estás aquí", de "Ayúdame"..., de "Hasta pronto", de "Perdóname" y de "Te perdono", de "cuánto te extrañé", abrazos...” (Anónimo)

Tiempos aciagos estos. Sin dudas. Tiempos de pérdidas, de miedos, de distanciamientos y aislamientos. Esto se impone hoy y, de un modo u otro nos afecta a todos. Aunque tiempos sin abrazos, son tiempos de algunas compañías que debemos preservar.

Sin embargo, hay una ley que se da en casi todas las manifestaciones sociales y que se presenta más o menos visible: el fenómeno de oposición.

Es decir que no hay nada que no tenga frontal o de modo subterfugio una expresión que le da batalla.

Así es que a este sentimiento gris y lúgubre que sobrevuela a la humanidad se contrapone otro que sobrevive en el espíritu de cada uno de nosotros con la misma vitalidad y no es otro que el de la esperanza.

El miedo de cada día debe convivir con el deseo a la vida, que le libra una lucha sin cuartel en los corazones a cada momento; la desazón debe verse la cara con el impulso primigenio a la resiliencia y el corto plazo tiene en el lejano horizonte a su principal enemigo.

Con esto quiero decir que a pesar de todo no estamos dispuestos a resignar el concepto de futuro y encontramos fuerzas para que no se imponga lo opaco de esta tragedia.

Todos estamos convencidos que esto pasará y que hay una geografía distinta que nos espera tan ansiosa como nosotros.

Puede que no se vea a la luz del día, pero por dentro estamos llenos de vitalidad agazapada, pletóricos de vida, como una flor que sólo espera que la llegada del tiempo fulguroso la polinice para explotar en colores, olores y sentidos.

Conexión

Quiero trasladar este mensaje de esperanza y optimismo a la salud y la estética. Mejor dicho, quiero profundizar en la salud y la estética el optimismo y la esperanza, porque no están inconexas unas de otras, y si es posible gozar de una buena salud y tener una estética deseada es porque gracias a ellas ejecutamos las acciones necesarias para buscar el principal propósito de nuestras vidas.

Porque cuidar nuestra salud debe ser una prioridad durante cualquier etapa de nuestra vida. Esto nos ayudará a tener una calidad de vida excelente en todos los niveles y edades.

Estar sanos y vernos y sentirnos saludables es la antesala para contar con una estética que nos permita sentirnos a gusto con nosotros mismos y contar con un reflejo deseado en la mirada de los otros.

Sabemos que los hombres (como especie) somos los únicos de la creación que no sólo tropezamos dos veces con la misma piedra sino que tendemos a la negación de lo evidente y dilatamos las decisiones, incluso, hasta el momento en ya es demasiado tarde.

Desde CKEA hemos estado acompañándote, y seguiremos haciendo lo que sea necesario, entendemos todos estos sentimientos y queremos echar el ancla en estos disvalores para superarlos.

Casi todos los varones y mujeres debemos hacer foco en el concepto clave del cuidado continuo de nuestro cuerpo.

Cuidado por adentro y por afuera, ya que si tomamos la definición de que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, no hay interior y exterior en nosotros, sino una unidad indisoluble a la que debemos atender integralmente.

Por alguna extraña razón, y esta es una conducta generalizada, casi todos desconocemos los mensajes que suele enviarnos nuestro cuerpo oportunamente, y lo que debería ser el alerta para tomar determinaciones inmediatas, se convierte en una lejana referencia cuando el paso del tiempo nos hace lamentar de consecuencias totalmente evitables.

Como profesionales estamos en cada momento y pondremos a tu disposición la mejor voluntad y profesionalismo de nuestro equipo para cuando tengas una necesidad de tu salud que nuestras manos puedan atender.

Pero hoy queremos hacer hincapié en el concepto de cuidado continuo, de planificar un programa serio y sustentable para nuestro cuerpo. Ser actor decisor de una estrategia que implique controles permanentes, que incluyan visitas frecuentes a CKEA para evitar el desarrollo de enfermedades, dolores o implicancias en nuestra salud y/o estética que nos mantengan sanas y sanos y nos permitan vivir en plenitud.

Por la inversión realizada, por la calidad humana y el profesionalismo de nuestro equipo contamos, afortunadamente, con capacidad para responder a urgencias o imponderables. Sin embargo, si dedicamos juntos un segmento de tiempo menor pero regular, eventualmente podremos anticiparnos a afecciones que podrían requerir tratamientos más complejos y onerosos. Y hoy, si hay algo que todos aprendimos es a optimizar inteligentemente recursos valiosos como el tiempo y el dinero.

Sentidos

Muchas veces hablamos de la definición de la OMS, acerca que “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Y está claro que más allá de patologías, la salud abarca diversos factores que intervienen en la calidad de vida de cada uno. Una persona sana, por tanto, sería aquella que disfruta de una vida plena y feliz a todos los niveles.

En este sentido, como paciente y amigo de CKEA no sólo queremos verte con asiduidad por nuestras sedes para realizar controles seguros anticipatorios, sino que nos gusta que en tu vida cotidiana tengas una disciplina que incluya una dieta saludable y equilibrada, ejercicios en forma ordenada y segura de acuerdo a tu edad y condiciones físicas, y, en especial, visitas a tu médico de cabecera ante cualquier síntoma que te resulte sospechoso.

La importancia de cuidar la salud también abarca el aspecto psicológico y las emociones. Tener una actitud positiva ante la vida, entablar relaciones personales sanas y propiciar el optimismo son prácticas que no podemos perder de vista.

Si cumples con lo que te hace bien y nos visitas para hacer controles preventivos, seguramente sólo necesitarás sesiones de mantenimiento con el transcurrir de las semanas para mantener el estado integral que puedes lograr.

Tomá la delantera y anticípate a lo que no querés para vos. Visitános, que te esperamos para conversar acerca de esto y definiremos una estrategia para mantener un control continuado y sustentable de tu salud integral y verás los resultados en tu billetera, tu piel y tu estado de ánimo. Te esperamos.

Para más información podes escribir al WhatsApp 3434462213 o en nuestras redes: instagram: @ckea_oficial

Facebook: CKEA

Dirección: Casa central: Vélez Sarsfield 721. Sucursal: Mitre 171 los dos en el Parque Urquiza de la ciudad de Paraná.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con anular la resolución del CGE que prohibía calificar con menos de 4 en escuelas?

56.6% Estoy de acuerdo
43.4% Estoy en contra
Total 3599 votos

Las Más Leídas