El defensor del intendente de Paraná, Rubén Pagliotto, infiere que el nuevo allanamiento realizado a oficinas municipales -en el marco de la causa que investiga presuntos vínculos entre funcionarios de la comuna y una banda narco liderada por "Tavi" Célis-, se debe a que esa área -dedicada a Mantenimiento y ubicada sobre calle Maciá- se encuentra a cargo del marido de Griselda Bordeira, imputada por el juez Federal Leandro Ríos.

"Debe haber una motivación del juez para haber mandado la requisa de este lugar. Seguramente esto ha surgido de alguna de las declaraciones o quizás porque el responsable de esta área a nivel administrativo es un viejo empleado municipal de carrera que es el esposo de la señora Bordeira", señaló Pagliotto en diálogo con Canal 9 Litoral. "Quizás ese sea uno de los motivos pero es una inferencia personal, una opinión que estoy aproximando", aclaró el letrado que defiende a Sergio Varisco.

El abogado, que estuvo acompañado de la subsecretaria Legal y Técnica de la Municipalidad, Mariel Varisco, informó que tras la "intensa requisa", los efectivos "no encontraron absolutamente nada". "La manda del allanamiento disponía que se requisaran personas, automotores de cualquier porte y todas las dependencias de lo que fue el Hipódromo de la ciudad. Ello se llevó a cabo y no se encontró nada de interés para la causa", dijo.

LO QUE BUSCABAN

"¿Qué era lo que se solicitaba para que se secuestrara en caso de encontrarse? Droga, elementos vinculados a sustancias estupefacientes, es decir material de corte, balanzas, aparatos de informática, es decir computadoras, chips, teléfonos o cualquier otro elemento que tuviera vinculación directa con la causa que está en investigación", detalló Pagliotto.

"La requisa fue intensa, no se encontró nada y esto está consignado en el acta que acabamos de firmar con la doctora Mariel Varisco", subrayó el letrado.

Comentá y expresate