Un hijo de Concordia, Fernando Mendoza, Teniente de Navío de la Armada, viajaba en el sumergible siniestrado en noviembre de 2017. Raquel Colombani y Juan Carlos Mendoza, los padres del marino, lo recuerdan con profundo dolor y esperan justicia. “Tres dolorosos años esperando verdad y justicia -admitió Raquel- estoy muy orgullosa de Fernando, mi hijo amaba lo que hacía, la Armada era todo para él, hacía 25 años que Frenando estaba en servicio y era muy feliz de su trabajo”, recordó la mamá.

Al referirse a la carrera de su hijo, Raquel puntualizó que: “el primer año que se recibió estuvo en Ushuaia un año de Guardiamarina, después lo trasladaron a la Base Naval Puerto Belgrano en Punta Alta, donde estuvo dos años, después lo trasladaron a Mar del Plata hasta que pasó lo que pasó”, y recordó con lágrimas en los ojos que “Fernando se comunicaba con nosotros todos los días por eso es más grande el dolor porque me falta la vos de mi hijo”, no obstante reconoció que “tengo la voz de mis otros hijos que se comunican todos los días, pero me falta la de Fernando”.

“Antes de que se fuera de viaje nosotros lo fuimos a visitar, le di un abrazo y fue el último abrazo que le di -recordó su madre- antes de que se fuera en ese último viaje yo le dije unas tres veces que no saliera en ese viaje porque eran 30 días y me parecía mucho, pero me contestaba que no podía, que él era el jefe de máquinas”.

"NOSOTROS CONOCIMOS ESE SUBMARINO POR DENTRO Y POR FUERA"

Respecto de lo que pudo haber ocurrido con la nave, Juan Carlos Mendoza, padre del oficial de la Armada, dijo que: “fue una falla del hombre, nosotros conocimos por dentro y por fuera ese submarino, ese submarino más de 40 metros no se podía sumergir”, y opinó que “al sumergirse más de 40 metros el submarino reventó. A veces nos ponemos a pensar que es lo que realmente pasó, como vivieron los últimos momentos, los últimos segundos, los últimos minutos, si fueron muertos por asfixia, si fueron muertos por envenenamiento por el ácido de las baterías, si murieron todos quemados o explotados, son muchas cosas las que pensamos”, admitió.

Raquel y Juan Carlos hicieron referencia al acto de hoy: “vamos a estar pendientes del que se hace a las 10 de la mañana en la base naval y después a las 12:30 hs, habrá un video en honor a los 44 navegantes que se va a transmitir. Van a entregar mañana los atributos de Fernando de post mortem, y a los hijos de Fernando y a nosotros los padres nosotros los padres nos entregarían el pabellón: nosotros lamentablemente no podemos ir, por lo tanto, se lo entregan a mi nuera”, señalaron emocionados hasta las lágrimas.

UNA CALLE DE CONCORDIA EN HONOR A FERNANDO

Una calle de la Costanera que une Avda. Castro con el Mirador, lleva el nombre del Teniente de Navío Fernando Mendoza, en este sentido, los padres del marino se mostraron muy agradecidos y mencionaron que: “es un gran reconocimiento para nuestro hijo”, y recordaron además que “fue gracias a un cronista de diario El Sol que nos sugirió la idea que esa calle junto al arroyo Manzores llevara el nombre de nuestro hijo. Se lo propusimos al intendente Enrique Cresto en ese momento y por suerte se concretó”, y destacaron que “en ese lugar se colocó una placa que recuerda el lamentable hecho y se plantaron 44 árboles en homenaje a cada uno de los integrantes del submarino”.

Fuente: El Sol

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cómo pasarás este verano?

En casa
Realizaré un viaje
Iré a alguna pileta o playa habilitada
Alquilaré una casa quinta o bungalow
Todavía no lo decidí
ver resultados

Las Más Leídas