El personal de la Justicia provincial autorizó que las audiencias se realicen en las instalaciones del Centro de Convenciones, el único lugar apto para mantener el distanciamiento. El primer caso que se juzgará es el del policía Mauricio Gómez, acusado de "gatillo fácil".

Finalmente, y a pesar de la pandemia, la Justicia entrerriana avanza hacia uno de sus máximos anhelos: los juicios por jurado. Y en este sentido, Gualeguaychú tendrá un rol central, ya que será la primera ciudad donde se ponga en marcha este tipo de mecanismo judicial que permitirá la democratización de la Justicia.

Lo cierto es que debido a la pandemia de Covid-19, muchos pusieron en duda que en este caótico 2020 se pudiera poner en marcha esta innovación, sin embargo el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos estuvo en Gualeguaychú la semana pasada para inspeccionar las instalaciones del Centro de Convenciones ubicado en el Parque de la Estación, el único lugar al cual declararon apto para realizar este tipo de audiencias manteniendo el distanciamiento social.

“El único lugar acorde de Gualeguaychú para poder realizar este tipo de procesos judiciales es el auditorio municipal. Y de hecho ya fue inspeccionado la semana pasada y aprobado para su uso”, explicó el juez de Juicios y Apelaciones Arturo Dumón en declaraciones al ciclo televisivo Fuera de Juego.

Otra de las novedades es que ya se sorteó cual será el magistrado que presidirá la primera audiencia, y también cuál será el primer enjuiciado: el proceso estará a cargo de la doctora Alicia Vivian y el primer caso a juzgar será el del crimen de Iván Pérez en manos del policía Mauricio Gómez.

El crimen de Iván Pérez

Todo comenzó a las 10.40 del 9 de octubre de 2019, cuando la Policía fue informada de un robo ocurrido en una casa del barrio Molinari. Los delincuentes habían sustraído una caja de herramientas y una amoladora, y el damnificado había identificado a los responsables. El móvil JP 647 concurrió al lugar, que conducido por Juan Zapata, quien estaba acompañado por Mauricio Gómez, ambos pertenecientes a la Comisaría Octava.

Los uniformados aprehendieron a un joven de 18 años, domiciliado a pocas casas del lugar del robo, mientras que su cómplice, Iván Pérez, escapó y se refugió con lo robado en la casa de un tío. La Policía llegó hasta ese domicilio y el familiar consintió el ingreso de los uniformados para recuperar lo robado, mientras que Pérez escapó por el fondo de la propiedad.

Más tarde, fue nuevamente localizado por los efectivos de la Comisaría Octava. Y en un descampado sobre la calle 20 de Junio, entre Mansilla y Molinari, Gómez bajó del móvil y efectuó el disparo con su arma reglamentaria.

A 90 metros del policía, a metros de un templo de una iglesia evangélica, Pérez se desplomó. La herida en su cabeza: presentaba un orificio de entrada en su rostro y de salida por la nuca.

Fuente: El Día

Comentá y expresate