"Reconstruiremos Notre Dame", prometió el lunes el presidente de Francia, Emmanuel Macron, después de visitar la emblemática catedral parisina que fue parcialmente arrasada por un voraz incendio.

"Se ha evitado lo peor, aunque todavía no hemos ganado la batalla totalmente", dijo el mandatario francés, visiblemente emocionado, antes de agradecer a los bomberos por haber salvado las dos torres y la fachada del monumento.

"Las próximas horas serán difíciles", añadió, describiendo el siniestro como una "terrible tragedia", pero señaló que Francia hará un llamado "a los más grandes talentos" para reconstruir el edificio.

Embed

Macron tenía previsto dirigirse al país en la tarde del lunes para anunciar medidas frente a la crisis de los "chalecos amarillos", pero debió cancelar su discurso para dirigirse al lugar del siniestro.

Los bomberos de París luchaban en la madrugada del martes contrarreloj para sofocar las llamas en un intento de salvar la emblemática catedral de Notre Dame de París del incendio que ya derribó la aguja y el techo. Por el momento consiguieron "preservar" la estructura.

Comentá y expresate