La decisión del Gobierno de restringir las exportaciones de carne vacuna a mediados de mayo, para lograr una baja de los precios en el mercado interno, se parece cada vez más a una victoria pírrica, aunque con un asterisco, dado que la batalla todavía no terminó, por lo que el resultado final aún está abierto.

Según datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), en septiembre los precios promedio de la carne vacuna se mantuvieron en valores más o menos estables, con una baja de apenas 0,1%en relación al mes previo. Sí hubo bajas notorias en falda (-5%), tapa de nalga (-2,6%) y roast beef(-1,3%).

La medición se realizó en las dos primeras semanas del mes en 80 carnicerías y 40 puntos de venta en supermercados de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el GBA.

Es una buena noticia si se tiene en cuenta que el precio del pollo frescoregistró un alza significativa del 5,8%, mientras que el pechito de cerdo, tomado como precio de referencia de cortes porcinos, mostró un avance de 7,4% en comparación al mes anterior.

Sin embargo, esta relativa estabilidad de los precios de cortes vacunos en las góndolas el mes pasado no puede compensar la tendencia alcista de los últimos meses.

De acuerdo a las estimaciones del IPCVA en los últimos doce meseslos precios promedio de 24 cortes vacunos (incluyen dos presentaciones de hamburguesas, caseras y congeladas) treparon nada menos que 72,7%, algo así como un 50% más que la inflación anualizada, que ya es bastante elevada.

En ese sentido, los cortes con mayor variación de precios entre octubre de 2020 y septiembre de 2021 fueron lomo (84,1%), tortuguita (77,9%), lo mismo que la colita de cuadril, seguimos de muy cerca por los cortes parrilleros tradicionales como el vacío (76,4%), asado de tira (75,8%), además de la nalga(75,3%).

En el otro extremo, los cortes que menos subieron en el año fueron picada común (59,3%), hamburguesas caseras por kg(62,8%), picada especial(65,8%), falda(66,4%) y carnaza común(67,7%). Aun con las diferencias del caso, todos se ubicaron bastante por encima de la inflación anual que estima el Indec en torno al 51,4% para los últimos doce meses.

En cuanto al pollo y el cerdo, que tuvieron un incremento relevante el último mes por no estar sujetos a los controles de exportaciones como los cortes vacunos, sin embargo, eran los que traían los menos aumentos hasta el momento.

Así, en el acumulado de los últimos doce meses el pollo aumentó 61,8%, mientras que el pechito de cerdo se encareció "apenas" 49,7%.

La falta de resultados concretos en el combate a la inflación, en algún sentido le costaron el puesto este fin de semana a la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, que fue reemplazada por Roberto Feletti.

Como resultado de las sucesivas alzas de precios, hay ya tres cortes que orillan los mil pesos, el lomo que vale $ 984,03 en promedio, el peceto con $ 922,95, y la colita de cuadril $ 919,48, mientras que para comprar un kilo de nalga, un corte clásico para las sabrosas milanesas, hay que sacar del bolsillo $ 837,52.

Fuente: Cronista

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

Ante una mejor situación sanitaria, ¿qué es lo que más te preocupa hoy?

Inseguridad
Economía del país
Problemáticas sociales
Problemáticas ambientales
Otros problemas
ver resultados

Las Más Leídas