A mediados de julio se conoció que un perro había muerto de hambre y que otro, con notables signos de desnutrición, se había alimentado de los restos.

Tras la conmoción que generó el caso ocurrido en barrio Jauretche de Paraná, una proteccionista logró rescatar al perro marrón. A pesar de que logró recuperarse y hoy se encuentra en buen estado de salud, lamentablemente hasta el momento no ha logrado conseguir una familia que pueda adoptarlo.

"Acá está, sigue en tránsito y ni una familia preguntó por él para adoptarlo. Duele tanto que así sean las cosas", expresó en las redes sociales Yésica Berezaga, la proteccionista que en su momento se hizo cargo del animal y que hoy renueva su pedido para que pueda encontrar hogar.

Como además se necesita respaldo económico para mantener al perro mientras continúa en tránsito, Yésica lanzó una campaña donde se puede colaborar comprando helado, apelando a la solidaridad de quienes puedan ayudar.

Mirá la publicación completa:

Embed

Comentá y expresate