Dirigentes peronistas de todo el país manifestaron su sorpresa y rechazo a la decisión de la jueza María Romilda Servini de Cubría, quien dispuso la intervención del Partido Justicialista (PJ), poniendo al frente del espacio al sindicalista Luis Barrionuevo.

"Cuando me enteré pensé que estábamos frente a una broma. Porque que la jueza Servini de Cubría intervenga el partido en estas circunstancias, cuando está tomando un rol opositor frente a las medidas antipopulares de Macri, es una incidencia en la vida activa del partido peronista, que hoy se encuentra activo, trabajando, buscando consensos y tratando de lograr alguna solución a los problemas que tiene la Argentina", aseguró el titular del PJ en la capital entrerriana, Gustavo Guzmán.

Según adelantó el diputado provincial, el partido esperará los posicionamientos que se adopten a nivel nacional y en tanto mantendrá una serie de encuentros para debatir la problemática.

"Pensé que era una broma, en serio, y más en la figura de Barrionuevo. Nuestro castellano tiene muchos adjetivos, pero no me animaría a elegir uno para denominarlo en función de su quehacer gremial, político y social", arremetió.

Quien también se pronunció al respecto fue el vicegobernador Adán Bahl, quien a través de las redes sociales dijo que se trata de una medida "inexplicable y antidemocrática" que representa una "clara intromisión" en la vida partidaria.

Embed

En la misma línea, Guzmán agregó: "Yo lo enmarco dentro de la judicialización de la política por parte del gobierno nacional, que permanentemente quiere generar rupturas y quiebres, en este caso en los partidos opositores. Se va a apelar el fallo y habrá una secuencia de reuniones para dialogar este tema, que indudablemente creemos que no va a tener curso, pero nos parece lamentable la metodología y los autores", concluyó.

Comentá y expresate