Cada una de nosotras tiene la ventaja que no necesita de nadie para el autocuidado, ya que está en nosotras la virtud de mirarnos, protegernos, respetarnos y velar por nuestra salud integral. Este tiempo nos demanda sanas y fuertes, en cuerpo y alma, y no nos ha sido dada la opción de distraernos o engañarnos. Nuestra fortaleza reside en esa enorme intuición de saber que nada nos detiene, porque siempre, siempre, sabemos dónde está el norte de nuestros sueños.

El equilibrio, y en gran parte la sabiduría, que las mujeres exhibimos como un diferencial que trasladamos y aplicamos a casi todas las dimensiones de nuestra vida se origina en la gran capacidad de interpretar los procesos y en la facultad de encontrar el lugar que el contexto y las circunstancias nos exigen. Esta fortaleza nos permite ubicarnos en las variables tiempo y espacio, que demandan de nosotras y sobre las que nos paramos contestes para actuar en consecuencia.

En el cuidado del cuerpo también se puede precisar una suerte de sexto sentido que nos permite interpretar lo que él nos pide en cada momento. Este equilibrio del que hablamos trasunta en interpretar no sólo lo que podemos hacer con él, sino también en someterlo a las distintas y exigencias y cuidados que requiere.

De este modo, y no podemos negarlo, la mayoría de nosotras comenzamos a someterlo a los beneficios y riesgos que conlleva la exposición al sol y los elementos de la naturaleza con un fruición menos controlada en primavera y verano; pero del mismo modo cuando llega el otoño “lo ingresamos al taller” para que le hagan un service integral.

Este es el tiempo de que -como dicen en automovilismo- nuestro cuerpo “ingrese a boxes”.

Cuando se termina el verano, en el Centro de Kinesiología y Estética Armándola (CKEA) advertimos este proceso y nos parece natural y propio de nuestra condición humana.

Y es en este momento donde nuestra piel puede reflejar el impacto de esos meses donde fuimos muy felices en las vacaciones, el club, la quinta y nos dedicamos a auscular el impacto del agua, el viento y el sobre ella.

Manchas, sequedad, acné, estrías, envejecimiento, cicatrices, asperezas y distintas anomalías que pueden ser tratadas por una técnica muy segura ye efectiva que desplegamos en nuestro instituto y que refleja muy buenos resultados: el peeling.

Esta herramienta es muy usual y demandada en CKEA y se puede realizar en cualquier parte del cuerpo y para diversas afecciones cutáneas.

Innovadora.

A pesar que existen muchos detractores, con argumentos poco sostenidos, nosotras queremos brindarte tranquilidad acerca del Peeling y te trasmitimos confianza como una técnica bien prescripta y efectiva para regenerar la piel, quitarle años y ganar luminosidad.

En este punto, y como siempre hacemos en CKEA, es insustituible el rol del médico y siempre brinda tranquilidad la consulta con el dermatólogo/a de cabecera.

Esto es importante, porque si bien es cierto que el tratamiento es seguro, es clave su personalización atendiendo cada piel en particular y realizar un buen diagnóstico.

Lo importante del Peeling es el profesionalismo en su aplicación que permita comenzar un proceso de rejuvenecimiento y darle una nueva vida a tu piel.

En este año en particular, donde en este comienzo de abril todo indica que la pandemia del Covid nos volverá a imponer nuevos esquemas de aislamiento y distanciamiento social (con el uso de las mascarillas), el inicio de un tratamiento puede arrojar buenos resultados.

Es decir que con menos exposición a los rayos solares podría jugar a favor la aplicación del peeling.

De allí que estamos en condiciones de asegurar que estamos en la intersección ideal de las variables espacio y tiempo para que Peeling sea una buena noticia para tu piel y se convierta en el tratamiento estrella como técnica que elimina las capas de piel muertas, ayuda a reparar el colágeno natural de la piel y mejorar las arrugas.

El Peeling consiste en realizar una exfoliación de las capas más externas de la piel. Se puede realizar de forma física, por ejemplo con un scrub o una dermoabrasión, o bien de forma química, mediante el uso de sustancias químicas exfoliantes.

A nivel estético ayuda a eliminar impurezas, limpiar y reducir el tamaño del poro, luchar contra las manchas, pequeñas arrugas y combatir los efectos de la contaminación ambiental, además de estimular la microcirculación sanguínea que potencia el mejor funcionamiento de las células epidérmicas, según se determina por la larga experiencia en su uso y los resultados obtenidos.

Los profesionales dedicados a la estética, advertimos que el uso de esta técnica permite alcanzar, en muchos de los casos aplicados, una piel más luminosa, joven, hidratada y nutrida, pero siempre recordando que la frecuencia de realización de un peeling dependerá de cada piel y el objetivo que se persiga.

Aplicación.

La exposición a la naturaleza y la vida cotidiana en nuestras sociedades modernas originan un aumento de la secreción sebácea y en consecuencia una proliferación de bacterias, causando el llamado acné mecánico.

En estas condiciones, la piel necesita más que nunca renovarse constantemente, y el peeling es la mejor herramienta para mantener una salud integral del rostro.

No obstante, que quede claro, no sólo es una técnica para mejorar el aspecto de las pieles más maduras, también facilita que las pieles más jóvenes luzcan con toda su energía.

Es un ritual de belleza apto para todas las pieles y todas las edades siempre que se realice con sabiduría. Dicho esto, podemos concluir que esta técnica evoluciona y crece al ritmo de las demandas de la piel, pero lo hace sin perder su esencia que es, estrictamente, lo que brinda la seguridad y el profesionalismo que la hizo muy reconocida.

Para despedirnos esta semana, te dejamos una serie de beneficios asociados al Peeling que debes considerar a la hora de evaluar este segmento del año y la necesidad de recuperar la luz y tersura de tu piel: a) ofrece una excelente alternativa no quirúrgica para el envejecimiento cutáneo; b) elimina manchas de diversa intensidad e índole; c) suaviza arrugas intensas y elimina las más finas; d) fomenta la regeneración del tejido ayudando a conseguir una piel más luminosa, tersa y elástica; e) suaviza cicatrices y estrías; f) remueve imperfecciones de la piel; g) reduce poros dilatados; h) da mayor firmeza al cutis; i) homogeniza el tono de la piel; y j) rejuvenece el cutis.

En este sentido, nosotras en CKEA estamos dispuestas a conversar contigo, analizar juntas el estado de tu piel y así podremos establecer un diálogo técnico y profesional para comenzar un proceso que, sin dudas, redundará en un buen cuidado del órgano más grande y extendido que tiene tu cuerpo: tu piel. Te esperamos.

Para más información podes escribir al WhatsApp3434462213 o en nuestras redes: instagram: @ckearmandola

Facebook: CKEA de María José Armandola

Dirección: Casa central: Vélez Sarsfield 721. Sucursal: Mitre 171 los dos en el Parque Urquiza de Paraná.

Comentá y expresate