El cambio de estilo es muy complicado: a pesar de que intentó dejar atrás todo tipo de escándalo y polémica, es muy difícil para Justin Bieber pasar desapercibido.

Sin embargo, este fin de semana sumó un nuevo episodio de violencia con un fanático. El cantante bajó de su camioneta, y al encontrarse con el chico, el canadiense terminó tirándole el celular mientras éste buscaba una foto.

Justin salía de jugar un partido de fútbol con la camiseta de la Selección Argentina en mano.

Embed

Comentá y expresate