El equipo de médicos que atiende al chico de 8 años que está internado por una falla hepática grave de origen desconocido, decidió inscribir este mediodía al paciente en la lista del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) para que habiliten el trasplante de hígado, única forma de que pueda recuperarse después de la falla grave de su órgano.

Después de estar varios días internado y al no mostrar signos de recuperación, en las últimas horas, los especialistas de la Unidad de Hígado y Trasplante Hepático del Sanatorio de Niños (único centro autorizado para este tipo de intervenciones en esta zona) decidieron que el tratamiento adecuado a llevar adelante es el trasplante y que debe hacerse lo más rápido posible.

“Se detectó el caso en la ciudad de Rosario de un niño de 8 años con una hepatitis severa de causa aún no determinada. Está en proceso de investigación y estudio. Se han descartado las hepatitis A, B y C pero estamos esperando los resultados de D, E y otras causales que siempre estudiamos”, dijo ayer en conferencia de prensa la ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano.

El caso se conoció el miércoles por la noche cuando el Ministerio de Salud de la Nación confirmó que se trata de un caso de hepatitis grave de origen desconocido, con aspectos similares a los denunciados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que emitió un alerta mundial por los más de 230 casos en Europa y Asia. Cuatro chicos fallecieron, mientras continúan las investigaciones para determinar qué está produciendo el problema y si todos estos casos guardan alguna relación. Por el momento la pista más fuerte apunta a un adenovirus (F41), pero no se confirmó hasta el momento que ese sea el motivo del brote registrado en Europa.

El niño santafesino es oriundo de la localidad de Funes y estaba internado en el Hospital Zona Norte con complicaciones orgánicas a causa de una hepatitis aguda. Según declaraciones familiares, el menor no había realizado ningún viaje reciente como para pensar que se contagió en otra localidad o país. Sus padres también confirmaron que el menor estaba vacunado contra la hepatitis A y B.

Según Infobae, el paciente fue atendido en un primer momento en el centro de salud Eva Perón de Funes, al que concurre con su familia en forma habitual. Los médicos del centro de salud lo derivaron de inmediato a Rosario al registrar rápidamente que tenía un compromiso hepático (además tenía algunos síntomas respiratorios leves, típicos de la época). Por lo que fue internado en el Hospital Zona Norte de Rosario, donde continuaron con los análisis. Finalmente, se decidió derivarlo al Sanatorio de Niños para que sea evaluado ante la posibilidad de que requiera un trasplante.

Alejandro Costaguta, jefe del servicio del Sanatorio de Niños dijo al diario La Capital de Rosario que no siempre se pueden determinar los motivos de una falla hepática. También negó que por el momento haya un brote de hepatitis aguda en nuestra zona y pidió prudencia y calma a la población. Los síntomas ante un daño hepático severo son: piel y ojos que se ponen amarillos, cansancio o fatiga, orina oscura.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

50% Si, estoy de acuerdo
50% No estoy de acuerdo
Total 22 votos

Las Más Leídas