Jesús, el niño de de tres años que fue aplastado por un contenedor, fue trasladado a sala común luego de haber pasado dos días en la Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital Masvernat.

Tiene el fémur quebrado que se está tratando para que vuelva al lugar, tiene quebrado el pómulo y la frente aparte de los cortes, pero gracias a Dios el cerebro esta normal y no se le inflamó, las tomografías salieron bien. No perdió nunca el conocimiento eso fue importante”, relató Amalia, la mamá en diálogo con Canal Nueve Litoral.

Respecto al contenedor en cuestión, Amalia puso énfasis en indicar que los recolectores de basura levantan el contenedor y lo dejan en el lugar que cae y recalcó una doble responsabilidad al tratarse de un lugar al que asisten decenas de chicos por día:

“Los dos hombres recolectores están para acomodar el contenedor en su lugar. Es un material pesadísimo de metal, lo dejaron donde el camión lo largó y había llovido se enterró de un lado y quedó en falso. Mi nene se prendió de una barandita del costado y se le vino de una encima”, precisó la mujer.

Amalia y su hijo viven frente a la plazoleta donde ocurrió el hecho, y afirma que “la plaza para él es su casa también”. Al momento del accidente, indicó la presencia de diez chicos aproximadamente que no podían levantar el contenedor para sacar al bebé de abajo.

“Imagínate lo mal que estaba ubicado el contenedor que el nene lo toco y se le vino encima, tiene tres años ¿qué fuerza puede tener?”, se preguntó.

Por último, la mujer solicitó: “Podría haber sido más grave, les pido que tengan conciencia, espero que se haga justicia, yo sé que le van a tener que hacer muchas operaciones, tiene el pómulo hundido y la cejas. Espero que el Municipio se haga cargo de lo que pasó, no fue culpa ni del nene ni de nosotros”, concluyó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate