El intendente de Paraná, Sergio Varisco, fue dado de alta este martes por la tarde luego de una semana en la cual estuvo bajo observación médica y debió atravesar una intervención quirúrgica. Tal como había adelantado AHORA, el dirigente radical evolucionaba favorablemente y desde su entorno especulaban con que hoy podría retornar a su casa.

Varisco fue internado el pasado martes, tras un ataque en la puerta de su domicilio de calle Pellegrini, donde fue abordado por tres personas.

El intendente sufrió un empujón que le produjo una fractura en la cadera, e inmediatamente fue llevado al Hospital San Martín. Desde allí lo trasladaron a la Clínica Modelo, preparándolo para la intervención quirúrgica que finalmente tuvo lugar tres días después.

Debido a las complicaciones de salud que atravesó durante el verano, y a la medicación que toma por esa afección, la intervención quirúrgica revestía algunos riesgos y demandaba cuidados especiales. Afortunadamente, el intendente reaccionó bien a la anestesia, fue operado con éxito y según indicaron desde su entorno se encuentra en buen estado de salud.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate