La difícil situación financiera del municipio de Bovril fue el tema central de la reunión que Gustavo Bordet mantuvo con el intendente de esa ciudad, Alfredo Blochinger.

“Estamos muy contentos y satisfechos por la respuesta del gobierno provincial” señaló el presidente municipal en relación al auxilio financiero brindado por la gestión provincial para poder darle oxígeno a las arcas de la comuna y pagar salarios atrasados.

El intendente de Cambiemos dijo que la situación en Bovril "está muy complicada" producto de una acumulación de déficit sostenido por un programa de subvenciones laborales. Y agregó: "Programas sociales que venían siendo soportados por el gobierno nacional en su momento, los planes Trabajar y Jefe y jefas de hogar, fueron luego incorporados al presupuesto del municipio. Eso generó un desequilibrio bastante importante en las arcas municipales".

Para salir de la apretada situación que atraviesa su gobierno, la gestión provincial ofreció diferimientos de obligaciones, el financiamiento a través de la Caja por los aportes patronales y otros mecanismos que permitirán descomprimir los compromisos de la intendencia: "Paralelamente a esto, un acompañamiento político e institucional a buscarle una salida a las 240 personas que tenemos subsidiando en el pueblo".

El déficit del gobierno de Bovril es de 2,5 millones de pesos: "Lo veníamos manejando hasta que llegamos a esta situación. Son planes de trabajo por los cuales la gente hace una contraprestación y se le da un subsidio laboral. Las opciones eran dejarlas en la calle o contenerlas y elegimos esto último pero llegamos a esta situación".

Si bien la gestión está al día con los sueldos, el rojo mensual preocupa: "Máxime ya teniendo compromisos para adelante que hemos diferido y tenemos que cumplir”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate