Desde enero, los trabajadores en relación de dependencia solteros sin hijos empezarán a pagar el impuesto a las Ganancias si ganan más de $74.810 netos. Los casados con cónyuge y 2 hijos menores lo harán si superan los $98.963. El aumento es un 35,37% con relación a los valores de este año.

La suba se realizó de acuerdo el índice Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), fijado por ley N° 27.346 para actualizar el Mínimo No Imponible (MNI) de Ganancias y demás deducciones, para los trabajadores en relación de dependencia.

Se calcula que en 2020 cerca de dos millones de asalariados fueron alcanzados por el impuesto a las Ganancias. Con este ajuste el número de contribuyentes bajará. Para los empleados solteros sin hijos menores el mínimo no imponible sube de los $55.261 netos a $ 74.810, incluyendo el proporcional del aguinaldo. En tanto, para los casados con dos hijos se eleva a $73.102 netos a $ 98.963.

Para los autónomos, el mínimo no imponible será de $ 41.919 para los solteros y $ 68.085 para los casados con cónyuge y 2 hijos. El MNI de jubilados y pensionados es equivalente a 6 haberes mínimos y se ajusta cada tres meses.

El mínimo no imponible se actualiza una vez por año, mientras el RIPTE es un índice salarial promedio que que, en los últimos años, fue evolucionando por debajo de la inflación. Si en 2021 la inflación vuelve a ascender el salario real podría caer y aún así los trabajadores tendrán una mayor retención por Ganancias.

Comentá y expresate