La histórica goleada que le propinó Bayern Munich a Barcelona en la Champions League caló hondo en las arcas del Culé. En el regreso a la ciudad, los jugadores fueron recibidos de forma hostil por los fanáticos.

En los alrededores de la Ciudad Deportiva Joan Gamper, algunos hinchas los esperaron con pancartas y duros mensajes contra los protagonistas de la debacle en Lisboa, que incluyó la peor derrota a nivel internacional del conjunto catalán en toda su historia. Además, algún aficionado se animó a pedirles que "trabajen" en vez de irse a casa.

"Fuera mercenarios", "Menos lujos y más orgullo" y "Directiva y jugadores, la vergüenza de 121 años de historia", fueron las banderas que aparecieron para cerrar el peor viaje de Messi y compañía en lo que va del Siglo XXI.

Comentá y expresate