Dando continuidad a las acciones tendientes a optimizar la capacidad de respuesta en emergentología, el Ministerio de Salud destinó 477.748 pesos para la compra de ocho desfibriladores externos automáticos (DEA) y dos simuladores-entrenadores destinados a la Dirección de Emergencias Sanitarias. El instrumental adquirido permite equipar unidades del servicio de emergencia y contar con todos los elementos para el dictado de capacitaciones.

El director de Emergencias Sanitarias, José Cuestas, indicó que la incorporación de desfibriladores responde a la decisión de dotar con estos equipos a algunas de las ambulancias en actividad: “Al ocurrir un siniestro lo primero que se debe hacer es practicar reanimación cardiopulmonar y llamar a la ambulancia; entonces nuestro objetivo es que la unidad que responda a ese llamado cuente con un DEA”. El funcionario valoró: “El contar con estos equipos nos asegura tener una cardioprotección en diferentes lugares, que van a ser las ambulancias que están trabajando con accidentología”.

Al referirse a los dos simuladores-entrenadores, Cuestas explicó que se trata de equipos que actúan del mismo modo que los DEA pero sin realizar la descarga. “Son elementos que nos permiten hacer las capacitaciones simulando la acción, el evento, y que en una primera instancia se prevé que uno quede a disposición del servicio de Emergencias 107 en Paraná y que el otro sea destinado a Concordia”.

Además se indicó que el uso de los simuladores no estará restringido al personal de salud ya que la idea es avanzar con capacitaciones abiertas a la comunidad, “ya que está totalmente demostrado que si actuamos con premura se puede reanimar a la persona que hace un paro cardíaco”, indicó Cuestas.

En este sentido, y si bien aún no se ha definido un cronograma de capacitaciones, señaló que se busca formar a agentes estratégicos como agentes de policía, personal municipal que está en la calle (como los inspectores de tránsito) y choferes de colectivos, “que son las personas que por su actividad tienen más probabilidad de encontrarse ante este tipo de situación y es importante sepan cómo desenvolverse”.

Finalmente el funcionario destacó la forma en que se ha venido impulsando el modo de trabajo en emergentología, “donde no sólo se fortalece en cuanto a la atención del paciente que llega a una guardia sino también en torno a poder hacer la reanimación en el lugar, capacitando para que se sepa qué hacer para reanimar, definir y derivar”.

Los equipos adquiridos

Los ocho desfibriladores externos automáticos (DEA) Mindray, modelo Beneheart D1 Public, son aptos para uso en pacientes adultos, pediátricos y lactantes; cuentan con instrucciones de voz en castellano para desfibrilación y RCP; así como pantalla color de siete pulgadas. La compra de estos equipos demandó un desembolso de 445.280 pesos.

Por su parte los dos simuladores-entrenadores Prestan, modelo AED Profesional, incluyen sus baterías, kits de parches de entrenamiento adulto y pediátrico, y su correspondiente bolso de traslado. Su adquisición requirió la suma de 32.468,78 pesos.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de la Educación Sexual Integral en las escuelas?

Debe ser obligatoria en todas las escuelas
Debe darse sólo en escuelas públicas
No se debería dar en las escuelas
ver resultados

Las Más Leídas