Los principales movimientos opositores al régimen de Miguel Díaz-Canel en Cuba convocaron a una manifestación masiva - para acompañar a las históricas marchas de julio- este lunes 15 de noviembre. Pero desde el Gobierno redoblan los esfuerzos para mitigar las movilizaciones y la expansión del fenómeno, no solo en la isla, sino también en toda la comunidad internacional.

Hasta ahora, se han denunciado encarcelamientos domiciliarios a figuras reconocidas, quita de credenciales a periodistas internacionales y prohibición de manifestarse de manera pacífica.

Pero en las últimas horas, muchas personas señalaron que las autoridades comenzaron a cortar el acceso a internet de miles de usuarios para evitar que circule la información sobre lo que vaya sucediendo durante el día.

La periodista y activista cubana, Yoani Sánchez, fue una de las primeras voces en denunciar el atropello del régimen y lo hizo a través de su cuenta de Twitter. En tono exclamativo y comprometido con su trabajo y su inclinación política señaló: "Hoy reportaré a través de las rendijas".

Embed

Además, agregó: “A los oficialistas cubanos solo les quedan los gritos, los golpes, las amenazas y los arrestos... hace mucho tiempo perdieron los argumentos, la convicción y la valentía... cobardes”.

Por qué las protestas

La marcha tiene como objetivo pedir reformas democráticas al sistema político de la nación caribeña, así como la liberación de los presos políticos.

Yunior García Aguilera, uno de los principales activistas y líder de un grupo cívico llamado Archipiélago, había solicitado un permiso para realizar una manifestación pacífica "para exigir que se respeten todos los derechos para todos los cubanos, por la liberación de los presos políticos y por la solución de nuestras diferencias a través de vías democráticas y pacíficas".

Los activistas de Archipiélago señalaron que en Cuba hay "violaciones sistemáticas de los derechos civiles y políticos" además de "el agravamiento de la situación humanitaria, que se evidencia en el deterioro de todos los servicios públicos, la economía familiar y la continua gentrificación poblacional".

Por su parte, El gobierno central de Cuba negó los permisos para la marcha aduciendo que quienes han convocado la protesta están financiados por Estados Unidos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate