Finalmente, el Directorio del Fondo Monetario Internacional -FMI- liberó el desembolso de u$s10.800 millones para la Argentina tras aprobar las metas de revisión del plan económico del Gobierno.

De esta manera, tras una reunión en Washington, que según supo ámbito.com se extendió por una hora y media, las autoridades del organismo dieron luz verde al tercer examen de la evolución económica de Argentina en el marco del acuerdo Stand-By firmado el año pasado.

Si bien no se dieron detalles de lo conversado, el resultado para la Argentina fue satisfactorio ya que le permite acceder a fondos luego de otra jornada en la que el dólar volvió a subir a diferencia de lo ocurrido con las otras monedas en los países emergentes.

A través de un comunicado, las autoridades del FMI indicaron que "el elevado déficit fiscal en cuenta corriente están disminuyendo". Asimismo, desde Washington indicaron que "hay indicios de que la recesicón ha tocado fondo" por lo que anticiparon que "se espera una recuperación gradual" en los próximos trimestre.

Sin embargo, los elogios no impidieron a las autoridades del organismo remarcar que la inflación “sigue siendo elevada” y que “las expectativas inflacionarias están aumentando y la inercia inflacionaria resulta difícil de quebrar”.

Por otra parte, el FMI admitió que luego de unos meses de relativa estabilidad, “la volatilidad financiera ha repuntado” en las últimas semanas dado que “las condiciones financieras mundiales se han tornado menos favorables y los resultados en términos de la inflación han decepcionado”.

En este sentido, las autoridades del organismo rescataron que el Banco Central reaccionó “recalibrando la política monetaria, manteniendo el crecimiento cero de la base monetaria hasta finales del año”. También destacaron que se haya enviado al Congreso una nueva carta orgánica del BCRA ya que, su juicio, de ser aprobada como ley, afianzará la credibilidad de la política monetaria.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate