El cabo de policía Pablo Núñez fue procesado por el asesinato de su expareja Jesica Minaglia. Además, la Justicia de Santa Cruz ordenó un embargo sobre sus bienes "hasta cubrir la suma de 3 millones de pesos" y pidió que se arbitren los medios para que la reparación económica la reciba su hijo de 2 años.

La jueza Noelia Ursino basó su decisión en la denominada Ley Brisa (27452), según la cual se establece un pago "para niñas, niños y adolescentes menores de 21 años cuando su progenitor haya sido procesado y/o condenadocomo autor, coautor, instigador o cómplice del delito de homicidio de progenitora".

En el procesamiento Ursino remarcó que la víctima "no tenía problemas con nadie" y que "la única persona con quien tenía conflicto y que incluso la amenazaba" era su expareja y padre de su hijo. En ese sentido, agregó que Núñez nunca aceptó la separacióny que "estaba desquiciado" frente a la posibilidad de que Jesica estuviera con otro hombre.

De acuerdo a la reconstrucción que hicieron los investigadores, la docente fue asesinada por la espaldaentre la noche del 14 de abril y la madrugada del 15. Núñez la golpeó con un “elemento romo-contundente en reiteradas oportunidades” y después usó los conocimientos por su profesión para intentar limpiar la escena.

Jesica murió por un traumatismo encéfalo craneano, pero agonizó durante horas. Las pericias revelaron que se arrastró sobre su propia sangre, intentó incorporarse dejando marcas en el sillón y solo logró llegar hasta la puerta en busca de ayuda. En ese lugar se desplomó por última vez.

Según publicó La Opinión Austral, para la jueza Ursino, el “disparador” del brutal ataque a Jesica pudo haber sido una publicación en Facebook: una canción que un hombre le dedicaba a Jesicay que el policía habría visto. El posteo apareció el mismo día en que se cometió el crimen.

Fuente: TN

Comentá y expresate