El Frigorífico Regional Santa Elena (FRSE) fue privatizado en 1991, durante la primera gestión de Jorge Busti. El Estado se quedó con un residual compuesto por lo que la firma Euromarche SA no aceptó como parte de la operación. Sin embargo, 27 años después, la liquidación no terminó. Y tras 23 años como liquidador, el contador Guillermo Chervo fue desplazado del cargo en mayo pasado. Pero no sólo eso: la Fiscalía de Estado, tras una auditoría efectuada por el Tribunal de Cuentas, el 31 de julio le promovió una demanda por daños y perjuicios que quedó radicada en el Juzgado en lo Civil y Comercial Nº 2 de Paraná. Al profesional se le exige la restitución de 549.768,25 pesos más intereses, punitorios y el pago de las costas del juicio.

El reclamo, según se informó en el programa Cuestión de fondo, porCanal Nueve Litoral, también se extendió a la abogada Érica Kramer, que fue la última apoderada que trabajó junto a Chervo. A ambos se les adjudica no haber recuperado el pago de los honorarios por gestiones judiciales realizadas por el abogado Julio Carnicero. El letrado representaba al FRSE en una causa contra la firma Estancias Las Mulas SA, que fue condenada.

Pero a Carnicero, según advirtió el Tribunal de Cuentas, finalmente le abonó el FRSE. Y para determinar el perjuicio al erario, el organismo de control tomó como base el importe que recibió el letrado más los recargos correspondientes.

Chervo fue desplazado de su cargo en mayo último por el ministro de Economía, Hugo Ballay. Entre otras cosas, al ex funcionario se le cuestionó el plan que tenía para terminar con la liquidación del FRSE: proponía transferirle 400 hectáreas que se encuentran en litigio y los 5.339.265 pesos disponibles en el Nuevo Banco de Entre Ríos a la Cooperativa Agrícola, Ganadera, Frutihortícola, Apícola, Avícola y de Consumo Ltda Santa Elena.

Algo que también mereció observaciones por parte del Tribunal de Cuentas.

Una larga historia

Durante el proceso de liquidación, el FRSE vendió campos, pagó millonarios honorarios profesionales, se desprendió de un barco y dejó transcurrir el tiempo sin regularizar el dominio sobre algunas propiedades. También perdió las oficinas que Safra, su firma exportadora, tenía en Avenida Belgrano al 600, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: fueron rematadas por tasas impagas.

Cuando dos años después de la privatización Euromarche SA devolvió algunos campos por incumplimiento del convenio de traspaso, la liquidación del FRSE pasó a administrar 5.058 hectáreas, las que fue transfiriendo de a poco.

El máximo comprador fue Granja Tres Arroyos SA, que adquirió 1.604 hectáreas. La firma avícola se convirtió en la principal fuente laboral de Santa Elena, pero todavía tiene 200 hectáreas inutilizadas, ya que fueron intrusadas.

Eso motivó una causa que fue caratulada “Frigorífico Regional Santa Elena en Liquidación c/Cabrera, Ramón y otro s/Desalojo”. Por ese y otro expediente en marcha (“Frigorífico Regional Santa Elena c/Asociación Grupo Pro Colonización Estancia El Quebracho s/Monitorio Desalojo”), es que todavía no puede disolverse la empresa.

Otro comprador de parte de la Estancia El Quebracho fue la firma Las Margaritas SA, que en junio de 2006 adquirió 1.148 hectáreas.

Según consta en los movimientos de la cuenta corriente del FRSE en liquidación difundidos este miércoles por la noche en el ciclo televisivo, la empresa de la familia Etchevehere hizo entregas a cuenta de las 12 cuotas pactadas.

Se trata de una firma agropecuaria compuesta por familiares directos del ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere. La lista incluye a su madre, Leonor Barbero Marcial, y a sus hermanos Arturo Sebastián y Juan Diego, quienes además son accionistas de la firma SA Entre Ríos, editora de El Diario.

Fuente: Análisis

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Conflicto con el transporte: ¿qué es lo que más te preocupa?

La suba del boleto
Los horarios y frecuencias
Los recorridos
El estado de los colectivos
Tener que viajar amontonados
ver resultados

Las Más Leídas