Hasta mayo, la evolución del empleo registrado acumuló 21 meses consecutivos con resultados negativos en la comparación interanual. Durante el quinto mes del año, el segundo mes completo en cuarentena, la caída del empleo total registrado siguió profundizándose, luego de la importante baja que se produjo tras la implementación del aislamiento social. Así se desprende de los datos del Ministerio de Trabajo.

De acuerdo con los datos oficiales, en mayo se contabilizaron 11.700.100 de trabajadores totales registrados en el país, que representa una caída de 0,8% en comparación con abril en la medición desestacionalizada, lo cual implica casi 92.000 puestos de trabajo registrados menos. Respecto al mismo mes del año pasado, el empleo total en mayo presentó una baja de 3,4%, lo que significó 409.000 trabajadores menos.

Una vez más, el empleo público volvió a crecer (0,7% interanual), mientras que la pérdida del empleo sigue concentrándose en el sector privado, que durante los cinco primeros meses del año afectó a 451.700 trabajadores, entre independientes y en relación de dependencia. Los asalariados privados, que desde marzo perforaron el nivel de los seis millones de trabajadores, luego que en abril presentara el mayor descenso mensual desde 2002 (-2,2%, que implicó la pérdida de 128.300 empleos), en mayo la variación mensual fue mínima al presentar una caída de sólo 0,1%, es decir, 5.900 empleados privados menos, a pesar del decreto que prohíbe los despidos en cuarentena.

En comparación con el mismo mes del año pasado, el desplome del empleo asalariado privado sigue siendo significativo, aunque menos que en abril, cuando la contracción interanual fue de más del doble que las que se venían registrando durante los meses anteriores, con una caída de 5,3% interanual. Los datos del ministerio indican que en mayo el empleo privado cayó 4,8% respecto al mismo mes de 2019, lo que implica 294.600 asalariados privados menos.

En tanto, esta vez la mayor pérdida de mayo en términos proporcionales se presentó en los monotributistas y autónomos, que en comparación con abril cayeron 4,5% (casi 70.000 trabajadores menos) y 1,7% (6.600 trabajadores menos), respectivamente. Respecto al mismo mes del año pasado, el desplome fue mayor en los autónomos, que cayeron 6,1% (24.100 menos), mientras que los monotributistas descendieron 5,6% (88.800 menos).

Hacia adelante

A la espera de las estadísticas oficiales de empleo registrado correspondiente a junio, la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) elaborada por el Ministerio de Trabajo estimó que el empleo privado durante el sexto mes del año se mostró casi estable respecto a mayo. En base a empresas de más de diez trabajadores en los aglomerados relevados, la encuesta indica que en mayo el empleo privado cayó 0,1% respecto al mes previo y que cayó 3,2% respecto al mismo mes de 2019.

“Los números son malos, pero lo que vemos es que el empleo no se destruyó tanto en relación a la caída de la actividad económica como sucedió en otros países. Por lo tanto, lo que estamos viendo es cierto ‘atesoramiento’ del trabajo, es decir, empresas que no despiden empleados, por lo que cuando venga la época de la recuperación, que no sabemos bien cuándo será pero podemos decir que ya estamos en una especie de recuperación, el empleo no se va a reactivar mucho”, estimó ante El Economista Guido Lorenzo, director de la consultora LCG.

De acuerdo con el especialista, es esperable que el país mantenga niveles de desempleo alto durante un tiempo prolongado. “Qué tan alto será el desempleo dependerá de qué tan profunda sea la crisis y de si vuelve a haber retrocesos en la cuarentena”, indicó. Durante el primer trimestre del año (último dato oficial conocido), el desempleo ascendió al 10,4%, mientras que para el segundo trimestre, según estimaciones de Ecolatina, el desempleo se ubicó por encima del 15%.

En tanto, desde el Gobierno ven con optimismo la dinámica hacia adelante. El fin de semana pasado, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, señaló que el Gobierno tiene “una gran expectativa de una rápida recuperación del empleo” tras una “dura caída en marzo y abril”, que “por suerte dejó de caer en mayo”.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, aseguró que comenzó a crecer la contratación de trabajadores al indicar que en la última EIL se redujeron “mucho” las bajas, que fueron de 0,8%, y “aparecieron las altas”, que subieron 0,7%. Según el funcionario, esos índices “marcan que cambia la tendencia y empezó a aparecer la contratación de trabajadores”, y aseveró que “se duplicó la tasa de empleos creados respecto de los meses anteriores”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate